Viraje continuo


Esta columna es tomada de www.noroeste.com.mx. Muy recomendada.
———————————————————————————–

Viraje Continuo
Dueñez©
Carlos A. Dumois.
03-04-2009

Es momento de preguntarnos si esta convulsión económica reclama nuevas respuestas en el ejercicio de la Dueñez.

Íbamos llegando a la ciudad de Guatemala a visitar a unos clientes. Bajamos del avión, cruzamos Migración, tomamos nuestro equipaje, pasamos Aduanas y encontrarnos a nuestro chofer a la salida del aeropuerto. En el trayecto hacia el hotel vimos un letrero que llamó nuestra atención. Pedimos al chofer que se detuviera. Volvimos y lo miramos con detenimiento, e incluso tomamos unas fotografías. El letrero decía: “VIRAJE CONTINUO”.

Esa noche, y la mañana siguiente, discutimos lo que cada uno de nosotros cuatro reflexionamos sobre esas palabras: viraje continuo. Eso es precisamente lo que hoy nos toca hacer a los empresarios. Es en momentos de crisis que la Dueñez necesita entrar en juego con más vigor, con mayor determinación, poniendo en práctica su compromiso de creación de riqueza… y también de protección de la riqueza creada.

En estos años corrientes estamos presenciando los procesos de destrucción de valor más gravosos de nuestros tiempos. Los que no vivimos en la época de la Gran Depresión no habíamos visto, ni en los peores momentos de crisis de nuestros países, tal dimensión de pérdida económica. Cualquier cantidad de miles de millones de dólares perderemos ahora: disminuirán las reservas internacionales de casi todos los países del mundo, quebrarán miles de compañías, se perderán billones en las bolsas de valores de todos los continentes, el desempleo caerá a niveles inimaginables. En resumen, la humanidad, que apenas empezaba a descubrir cómo sacar de la pobreza a millones de personas, será ahora más pobre.

Pero lo más grave de los pronósticos económicos no es la profundidad de la crisis. Lo peor es que prevén que tardaremos años en volver a los niveles de actividad económica del año 2007. En otras palabras, perderemos patrimonio, volumen de ventas, valor de acciones, empleo y tardaremos años en recuperarlos. Esto quiere decir que el actual trance económico no será un hoyo del que podremos salir en un par de años, como otras veces. Esta vez hemos entrado en una turbulencia en la que viviremos por un buen rato.

El mundo será distinto al final de todo esto: tendremos menos acumulación de recursos en nuestros sistemas financieros, el dinero será más caro y escaso, el crecimiento económico será más medido en la mayoría de las naciones, millones de personas seguirán sin empleo por años. En síntesis, los espacios de maniobra para crear riqueza serán muy estrechos durante un buen tiempo.

La labor del dueño en un entorno así es más demandante, más activa. Tendremos que tomar decisiones más duras. Recortaremos nuestro personal, redimensionaremos nuestra organización, abandonaremos más negocios, creceremos poco y con mayor prudencia, construiremos organizaciones más flexibles y muchos tendremos que reinventar nuestras fórmulas de negocio.

Estas medidas formarán parte de nuestras Estrategias de Viraje. Esto lo haremos con mayor intensidad y frecuencia que antes. Viviremos en situación de viraje continuo.
El quehacer de los Consejos de Administración habrá cambiado, para bien, gracias a esta situación adversa que se nos está complicando. Se exigirá de ellos una participación más proactiva, tanto en la protección del patrimonio de la empresa como en el encuentro de nuevos caminos para multiplicarlo.

Este viraje continuo significa, en sí mismo, un viraje en el papel del dueño en las organizaciones. Ahora tendremos que estar más alertas; la administración de riesgos exige mayor atención; la gestión de oportunidades demanda más dedicación; las decisiones de abandono y desinversión serán más trascendentes.

Necesitamos mantener el volante con fuerza y seguridad en las manos, estar más atentos a las condiciones de permanencia de nuestros negocios, y actuar con agilidad y determinación. Los dueños dormidos, cerrados, rígidos, lentos e indecisos… desaparecerán. Las empresas gobernadas por Consejos de Administración de papel, burocráticos e indiferentes… no podrán subsistir.

c_dumois@cedem.com.mx
Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.

* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top