Verde que te quiero verde. McDonald’s reverdece…literalmente.

Por Zareth Molina

Verde está de moda. ‘Going green’ es una práctica que va ganando día con día más popularidad a lo largo y ancho del universo, en algunos casos por verdadera consciencia ecológica, en otros casos simplemente como mera estrategia de marketing.

McDonald’s no podía quedarse atrás y sorprendió a más de uno cuando anunció sus planes de volverse verde. Literalmente verde. De color verde.

La cadena de comida rápida hace un cambio en su imagen en Europa y su ya conocidísimo fondo color rojo catsup se reemplaza por un nuevo – y ecológico– verde obscuro. Los cambios comenzaron ya en Alemania y poco a poco se seguirán expandiendo por toda Europa.

Alemania cuenta con una enorme y verdadera consciencia ecológica, así que era lógico que el cambio de imagen se iniciara aquí. El argumento con el que explican el cambio es ”mostrar respeto por el medio ambiente”.

¡No pues sí!  Veamos, si uno se pone la camiseta de su equipo favorito es para mostrar apoyo, pero no por eso forma parte del equipo. Así McDonald’s muestra su respeto por el medio ambiente vistiéndose de verde, pero solo por pintarse de verde no es necesariamente una empresa verde.

Pero algo hay, al menos ‘por encimita’, y no solo el color. El diseño de los interiores y las fachadas cambia también, mostrando un estilo más minimalista y utilizando madera y piedras naturales. Se vé más natural que antes, sí, pero no por eso ecológico. De hecho, ¿cuántos árboles habrá qué talar ahora para cambiar todo el diseño de todos los McDonald’s?

A finales de noviembre inauguró su Flagship Restaurant en el Aeropuerto de Munich, mostrando la nueva imagen en todo su esplendor.  Sensación extraña. Todo es igual y a la vez todo es diferente. El fondo rojo era muy intenso y hasta cierta forma alegre.  El verde le da un carácter más formal, más adulto y definitivamente menos ‘fast-food’, pero hay un pequeño problema: McDonald’s ES fast-food.

Al entrar al restaurant, lo primero que hay son las terminales de touch screen Easy Order. Y al fondo los empleados y las cajas. McDonald’s siempre había sido la viva imagen del fast-food y con el público infantil en la mente. Con las nuevas sucursales de interiores minimalistas, el color más serio, los easy orders, centrales para computadora, unidades para imprimir fotos, descargar música, grabar CDs y tanto gadget HiTech, esto ya va dejando de parecerse a sí mismo. El ambiente se respira distinto, y se ve distinto, pero por mucho gadget que tengan sigue oliendo a hamburguesas y papas incluso antes de entrar.

Al estar afuera del restaurant en el aeropuerto, lo primero que salta a la vista son las mesas afuera con el logo de la sección del McCafé, que ha ido ganando popularidad en los últimos años. Y no me refiero al café del mismo nombre, sino al Coffee Shop que se encuentra ya integrado en casi 50% de las sucursales de McDonald’s aquí.

El logo de McCafé y el nuevo fondo verde en la entrada del restaurant me dio una rara sensación. Perdonen el atrevimiento de comparar lo incomparable, pero  por un momento en lugar de sentir que estaba afuera de la cadena fast-food, me sentí como si estuviera fuera de otra conocidísima cadena de café, también mundialmente famosa, que lleva en su logo un color verde que ya la ha distinguido.

Curiosamente, para este 2010 está planeada la apertura de la primera Coffe Shop de McCafé independiente. No hamburguesas, papas y demás. Solo café, pasteles, galletas y sandwiches.


Esto me hace pensar y me da 3 posibles conclusiones:

1. ¿Será que esto de volverse verde es solo una fachada? ¿Será solo por encimita para atraer más clientela? Después de todo, por mucho color verde y mucha madera, la comida sigue siendo la misma y siguen produciendo las mismas toneladas de basura diaria que antes con su color rojo y su payasito de mascota alegrando a los niños.

2. ¿Será que poco a poco irán abriéndose más terreno en el campo del café y que seguirán abriendo más cafés al tiempo que poco a poco van cerrando los restaurantes de comida rápida? No lo creo, aunque el hecho de comenzar a abrir McCafés independientes y de tener sus sucursales tan modernizadas y más serias me parece extraño.

3. ¿Será que esto es solo el principio de una nueva filosofía? ¿será que cambiarán la filosofía, las prácticas, el menú y realmente se volverán ecológicos? Es posible, aunque difícil. Se trata de una empresa ya muy bien posicionada en su nicho a lo largo y ancho del mundo y usualmente comida rápida y medio ambiente no van de la mano. ¿Cómo pasar de junk food a ecológico? Si este es el caso y en verdad cambian su filosofía, se va a requerir de una muy inteligente estrategia de mercadotecnia para mantener a la clientela fiel.

¿Ustedes qué opinan?

 
Y ya para terminar, desde el punto de vista del diseño, a mí sinceramente me gusta más la M amarilla sobre el nuevo fondo verde que sobre el fondo rojo anterior. Pero ya acostumbrada a lo que hay, extraño el fondo rojo porque eso representaba para mí McDonald’s.

Pero no me voy a poner a sufrir por un cambio de color y le daré al tiempo la oportunidad de que nos diga si se volverán realmente verdes o no, por lo pronto el color ya cambió, pero sigue oliendo a hamburguesas y comida rápida.

Zareth Molina