‘Una buena anécdota’ por Mauricio Benoist


Le he pedido a Mauricio que ocasionalmente nos mande sus columnas. No son de marketing, pero si de salud y fitness, lo cual va relacionado con la calidad de vida que tengamos.
Ojalé les guste.
Saludos
—————————

Hace unas semanas estaba en un supermercado en la parte de comestibles eligiendo algunos ingredientes para un platillo de frijoles negros y arroz integral con ternera sazonada que estaba planeando hacer, cuando, de pronto, pasó algo muy interesante.

Yo había ido directamente al almacén después de entrenar a un par de mis clientes en el gimnasio. Bueno, mientras estaba escogiendo algunos vegetales congelados, una amistosa dama (que debe haber sabido que yo soy entrenador porque lo vio en mi playera) me pidió un consejo sobre un par de comidas congeladas preparadas que estaba viendo (a propósito, esas comidas congeladas y listas para servirse son usualmente basura muy procesada y llenas de sodio y otros químicos).

Ahora diré que esta mujer tenía MUCHO sobrepeso, y mencionó que había “intentado todo” para deshacerse de el exceso de grasa corporal y siempre había fallado.

Ten en cuenta que yo escucho a 50 personas, todos los días, decirme que han “intentado todo” para estar en forma. El problema es que no se dan cuenta de que están tratando de hacer todas las cosas de una manera equivocada… están probando todos los trucos y modas que hay, en lugar de adoptar un estilo de vida activo y VERDADERAMENTE saludable.

Regresando a la mujer de la tienda de comestibles…

Empezamos a platicar sobre los problemas que hay para estar en forma y yo comencé a curiosear en su carrito de compras. Si recuerdo exactamente, estos eran algunos de los productos que ella pensaba que eran saludables:

*Malteadas Slim Fast (lejos de ser saludables… en realidad están atiborradas de miel de maíz alta en fructosa, aceites hidrogenados y un montón de otros químicos).

*Panecillos de Arroz Sin Grasa (Está bien… a pesar de que muchas personas creen que esos trozos de basura son saludables… en realidad no son nada más que pura harina refinada con cero fibra, por lo que básicamente se convierten al instante en azúcar dentro de tu cuerpo, elevando el nivel de insulina y impulsando el almacenamiento de grasa… ya no suena bien, ¿verdad?).

*Barras proteínicas “Científicamente Diseñadas para Adelgazar” o alguna aseveración idiota como esa (eché una mirada a la lista de ingredientes de esas barras de proteínas “saludables” y efectivamente… aceites hidrogenados, miel de maíz alta en fructosa y ¡suficiente azúcar hecha de alcohol para que tengas diarrea durante toda una semana!).

*Fruta en almíbar enlatada (Creo que no podría haberlo hecho peor… aún así, por qué no comer la fruta fresca entera que contiene la cáscara, la fibra, las enzimas activas, etc., en lugar de recurrir a la fruta procesada y enlatada que ha sido cocinada y saturada de almíbar).

*Pasteles Bajos en Azúcar (está bien, estos rebosan de endulzantes artificiales, azúcar hecha de alcohol, preservativos y una lista de 15 ingredientes químicos) ¿Ves lo que está pasando aquí? Es el mismo escenario que veo todo el tiempo.

La mayoría de la gente se deja engañar con lo que dice EL FRENTE DEL EMPAQUE y cree que está comprando un alimento saludable. En todos estos productos, el FRENTE del empaque tiene toda clase de frases geniales como “libre de grasa”, “bajo en azúcar”, “alto contenido de proteínas”, “sin colesterol”, “bajo en carbohidratos”, etc.

Sin embargo ¡la VERDAD está AL REVERSO DEL EMPAQUE! Ah si, en la lista de ingredientes y la información sobre la nutrición es donde está la verdad. Sin embargo, me he dado cuenta de que la mayoría del público en general no sabe cómo entender completamente la lista de ingredientes y la información sobre la nutrición, así que creen lo que se afirma al frente del empaque.

¡GRAN ERROR!

Si te fijas, esta mujer pensaba que estaba haciendo muy bien sus compras y elegía toda clase de alimentos saludables para ella y su familia.

En realidad, TODO lo que ella estaba comprando estaba sumamente procesado y lleno de ingredientes químicos e industrialmente refinados. No es de extrañar que “nada haya funcionado” para que ella pudiera estar en forma y perder la grasa corporal… en realidad no ha estado haciendo nada de la manera correcta. Ella ha sido engañada por toda esa confusa mercadotecnia, etiquetas e información conflictiva sobre la nutrición de los medios masivos de comunicación.

Muchas gracias por su tiempo y no tengan dudas de consultar su dieta.

¡Diviértete y elige sabiamente en tu próximo viaje al supermercado!

Asesoría Benoist.
Dir: Mauricio Benoist
Cel: 6671-610647
E-mail: mauriciobenoist@gmail.com

2 comentarios en “‘Una buena anécdota’ por Mauricio Benoist”

  1. ah que buen articulo mauricio, jaaja oye te vas a hacer famoso como el chef que sale en un canal del discovery que intercepta amas de casa y les da recetas en su casa. excelente columna.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top