Un ciberataque puede aniquilar a una startup; esta nueva plataforma las ayuda a blindarse

“Nunca había sido más fácil y más barato ciberatacar a alguien que ahora”. Esta advertencia es de Theresa Payton, la primera mujer CIO de la Casa Blanca de Estados Unidos, y la lanzó el miércoles pasado (31 de agosto) desde la Ciudad de México. En esa ocasión también dijo que México figuraba en el top ten mundial de los países con más ciberataques. Por si fuera poco, hoy ya no hace falta ser un hacker para cometer un ciberataque: cualquiera puede contratar servicios de ciberdelincuentes bajo suscripción. Más aún: los hackers que ofrecen servicios de ransomware, por ejemplo, hacen investigaciones de mercado para identificar a aquellas compañías más vulnerables y de las que puedan extraer la mayor cantidad de dinero por el menor riesgo posible. En mayo de este año myNurse, una startup estadounidense de atención médica remota,  anunció su cese de operaciones luego de informar un ciberataque que expuso la información personal de sus usuarios. Antecedentes médicos y tratamientos, datos financieros, nombres, teléfonos, fechas de nacimiento, todo se filtró. Las grandes compañías que son blancos de ciberataques pueden pagar la extorsión para recuperar la información robada por los piratas informáticos, pero en el caso de una startup, pequeña o mediana empresa esto podría ser su aniquilación. Santiago Fuentes, cofundador y CEO de Delta Protect, una startup que se encarga de dar soluciones de ciberseguridad desde empresas unicornio como Bitso o Clara hasta despachos de abogados o contadores, asegura en entrevista con Forbes México que un ciberataque no solo cuesta dinero, también reputación. “Es muy difícil calcular el costo de un ciberataque, pero en promedio puede llegar a ascender hasta los 3 millones de dólares. Un ciberataque tiene 4 repercusiones principales: operativas, porque si me cae un ransomware y tardé 3 días en solucionarlo, pues durante ese tiempo mis colaboradores no pudieron trabajar. Lo que está asociado con la repercusión económica: ¿cuántos recursos pierdo por cada día de inactividad de la compañía?”. La tercera es también económica: multas de los entes reguladores por la violación de datos personales de los usuarios. “La cuarta repercusión es de las más importantes: el impacto reputacional, porque si yo como usuario estoy usando una plataforma de ecommerce y sé que los hackean, que se expone la dirección de mi casa, me cambio de plataforma. Ese costó reputacional es muy difícil de calcular, pero es el que más miedo pueden tener los directores de las empresas”, dice Santiago Fuentes, quien en marzo de 2019 junto con Antonio Arellano constituyó Delta Protect con el objetivo de fungir como el chief information officer de las startups y pymes.

Continua y conoce más sobre Delta Protect:https://www.forbes.com.mx/un-ciberataque-puede-aniquilar-a-una-startup-esta-nueva-plataforma-las-ayuda-a-blindarse/