¡Trabajo de campo!

Es muy raro que las personas que diseñan el estudio se encarguen de reunir los datos de la investigación de mercados. Los investigadores tienen dos opciones para la recolección de datos: desarrollar sus propias organizaciones o contratar a una agencia de trabajadores de campo. En ambos casos, la recolección de los datos implica el uso de personal especializado que puede operar tanto en el campo (observación y entrevistas personales en casa, centros comerciales y asistidas por computadora) o desde una oficina (encuestas telefónicas, por correo, correo electrónico y por Internet).

    

Por lo regular, los trabajadores de campo que reúnen la información  tienen pocos conocimientos o formación en investigación. Las preocupaciones éticas tienen una relación particular con el trabajo de campo. Aunque existe un amplio margen para la trasgresión de los estándares éticos, eso no debe preocupar mucho a los clientes cuando tratan con prestigiadas agencias de trabajo de campo.

Michael Redington, vicepresidente ejecutivo de desarrollo corporativo de Marketing & Research Counselors Group (www.marcgroup.com) es un fuerte defensor de la calidad de trabajo de campo. Su evaluación de la calidad del trabajo de campo en la investigación de mercados es la siguiente: “Me complace retribuir a derribar el mito de que la recolección de datos se caracteriza por un grupo de personas que tratan de evadir las reglas, para engañar a uno y hacer trampa en las entrevistas. Entre los clientes hay muchos que lo creen. Pero con franqueza, tratamos de averiguarlo sin tener éxito. Fue un descubrimiento para nosotros. Temíamos encontrar en el campo más prácticas poco éticas de las que en realidad existen.”

La calidad en el trabajo de campo es alta porque el proceso del trabajo de campo y la recolección de datos es eficiente y está bien controlado.

¿Tu qué opinas?

¡Comparte este artículo!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top