Televisa, TV Azteca y el Streaming.

Por Fernando Fuentevilla y Alejandro Rico.
La nueva era de la televisión llegó para quedarse. El internet cada vez más accesible -en particular la banda ancha-  y el surgimiento de nuevos servicios, está modificando a una velocidad récord el patrón de consumo.

La televisión está cambiando su fisonomía. Los nuevos hábitos y gustos son la norma de las compañías de entretenimiento para generar nuevos formatos.

El servicio de streaming, inicio en 2008. Desde entonces han surgido numerosas empresas a nivel mundial siendo precisamente Netflix una de las pioneras junto con Amazon. YouTube también ofrece entretenimiento gratuito y pagado, calificando también dentro de ese tipo de empresas.

Netflix

 

Netflix llegó a México en 2011 y causó impacto en el mercado. América Móvil respondió en 2012  con Claro video. Netflix, HBO Go y Amazon TV, por mencionar algunas opciones, cada vez son más populares entre los espectadores.

 

El informe Digital Democracy Survey 2015, de la consultora Deloitte, -que incluyó la encuesta a 2, 205 consumidores estadounidenses-, reveló cuatro tendencias en el consumo de televisión:

Los televidentes prefieren el streaming, el “binge watching” o ver bloques de capítulos seguidos, la multiplataforma y el multitasking.

Antes de internet, las empresas destinaban el 75 % de su inversión publicitaria a la televisión abierta y más del 90 % de ese presupuesto se concentraba en Televisa y TV Azteca. Ahora esa inversión en publicidad ha disminuido en un 50%.

¿Qué sucede en México?

En el 2015, la consultora especializada Dataxis publicó que el mercado de películas y series de televisión en México, tiene un valor de 370 millones de dólares y que para 2018 valdrá 809 millones o 2.5 veces más. Dataxis señala que en México, Netflix y Claro video poseen el 70% del mercado. (http://dataxis.com/pressrelease/vod-ott-subscribers-to-reach-5-million-in-mexico-by-end-2015-nextv-summit-mexico-2015-the-main-conference-in-latin-americas-biggest-ott-and-multiscreen-market/)

En cuanto a streaming, Netflix tiene un 55% y Claro video un 40% del mercado.  El año pasado existían 4.8 millones de suscriptores, para el 2020 el número de suscriptores rondará los 17 millones.

Tv azteca

 

 

 

 

 

 

El 2015 fue un mal año para las dos principales compañías de televisión abierta en México. Tras fuertes pérdidas en ingresos publicitarios, Televisa y TV Azteca, se prepararan para reestructurar sus contenidos: planean recortar la producción de telenovelas, asociarse con productoras independientes, eliminar programas de concurso y modificar sus áreas de deportes y de noticieros, además de ofrecer formatos de interacción, como lo hacen las redes sociales y el streaming.

TV Azteca, nombro a un nuevo director: Benjamín Salinas. Las primeras medidas que adoptó fue la de recortar personal, dejar de producir telenovelas y programas de entretenimiento, así como recortar contratos de exclusividad.

Televisa está haciendo lo mismo: han recortado personal, cancelado programas de televisión y están apostando por el streaming creando Blim para hacerle competencia a Netflix México y  Claro TV.

Ambas televisoras están desarrollando también nuevos proyectos interactivos para ganarse a la audiencia que ha migrado a Youtube o Netflix, así como a los jóvenes que interactúan en redes sociales y ya no ven televisión abierta.

¿Qué expectativas tiene Blim y TV Azteca?

blim

Deben abrir camino por la oferta y calidad de contenido, más allá de los spots de siempre y los mismos formatos que llevan décadas.

Televisa tiene la ventaja con las telenovelas, aunque debe innovar y mantener fiel a su público en esta nueva plataforma. Otra ventaja es que cuenta también con sus series televisivas, así como sus películas históricas y recientes a través de Videocine.

A final de cuentas el beneficio es para nosotros: debemos darle la bienvenida a Blim (Televisa) y a todos los cambios y relanzamiento de TV Azteca. Su poderío económico y su amplia capacidad de producción de contenidos, los convierten en serios contendientes contra Netflix y Claro Video.

La industria de la televisión nacional necesita actualizarse y hacer esfuerzos si desean mantenerse en el gusto de los televidentes. Sus contenidos deben ser atractivos para las compañías anunciantes y las audiencias, en un país cada vez más conectado a las redes sociales y a las nuevas plataformas.

Scroll to Top