Política colectiva: Las redes sociales en la política global.

Aún cuando este no es un blog de política ni nada que se le parezca el tema es muy apropiado para ponerlo en la mesa de debate y es que ¿quién no ha escuchado? en los últimos dos meses en los encabezados de los periódicos y en los titulares de las noticias sobre Wikileaks o sobre la revolución en Egipto, pero ¿Qué tienen que ver estos dos eventos?, ni más ni menos que las redes sociales, sin las redes sociales, Julian Assange (fundador de Wikileaks) ya estaría en la cárcel y que el pueblo de Egipto tendría por 31va ocasión al mismo presidente auto reelegido, es decir estos dos sucesos se han visto beneficiados de internet y es que no es para menos los dos han logrado mover el consiente colectivo de los internautas de manera tan fuerte que el objetivo de Wikileaks y la revolución Egipcia dejaron de ser de una persona o de un país para volverse asuntos del pueblo mismo y por pueblo me refiero a todo el planeta interconectado.

Con wikileaks el mensaje siempre fue claro, libertad de información, en especial esa información “clasificada” que igual incluía a gobiernos (como el de EUA) o banqueros adinerados, el clic entre los internautas fue inmediato ya que la historia del fundador Julian Assange se fue convirtiendo poco a poco en una película de espías al más puro estilo de James bond y cuando por un aspecto meramente técnico por fin fue capturado el reguero de pólvora por twitter ya se había esparcido y no dejaron de llover protestas que pasaron del monitor de la PC a las calles muchas de estas incitadas por un ente colectivo llamado Anonymous, tanta es la influencia de Wikileaks en el mundo que al parecer lo están a punto de postular para el Premio Nobel de la Paz.

En Egipto la revuelta en contra de la reelección presidencial fue tan grande y tuvo en el internet y las redes sociales su bastión más fuerte para convocar y operar, que el gobierno literalmente apago el internet de todo el país. Pero esto no detuvo a la revolución, las personas conseguían teléfonos satelitales, radios de banda civil y otros métodos para contactarse con quien fuera del país para que comunicarán por medio de las redes sociales lo que estaba ocurriendo y lo más sorprendente es que inclusive empresas del ramo privado le entraron a ayudar y fue cuando Google unió fuerzas con Twitter para poder mantener la comunicación sin necesidad de estar conectados a internet, algo que definitivamente ayudó al movimiento.

Hasta el momento todo esto suena a utopía todos los internautas y también el sector privado está en perfecta sintonía con la causa, todos avanzando juntos al mismo objetivo que es la libertad de la información … pero ¿Hasta cuándo podremos mantener la utopía sin caer en anarquía?,la verdad no tengo la respuesta pero me fascina el hecho de pensar que esto es el principio de algo más grande, algo que vamos a poder contarles a nuestros nietos: “Yo estaba ahí el día que empezó todo, el día que dejamos de pensar en nosotros mismos y empezamos a pensar en los demás no importando que estuvieran del otro lado del mundo o que hablaran otro idioma , el día en el que todos nos pusimos de acuerdo y decidimos ser ciudadanos del mundo”.

Los políticos han fallado, la diplomacia entre naciones ha fallado, la sensatez y esencia humana del pueblo es lo único que nos queda.

Por: Ing. Leobardo Alberto Rivera Lizárraga

Coordinador de e-marketing y social media.
Grupo Dportenis: www.dportenis.com.mx
Contacto: leobardo.rivera@gmail.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top