Patrocinio deportivo II, ejemplos de comunicación

Columna tomada del periódico Mileno.
Escuela de Negocios
IE Business School, Madrid

La semana pasada se abordó en este espacio el tema del patrocinio deportivo como una excelente plataforma publicitaria y vimos la importante vinculación que puede alcanzar una marca con su patrocinado, para desarrollar actividades conjuntas que les permitan a las dos partes, empresa y deportista seguir creciendo. En ese sentido es oportuno hacer un recuento de los ejemplos de esta práctica

Por ejemplo, Santander patrocina a Ferrari, que a su vez es una empresa industrial con necesidades de financiación, donde el Banco puede jugar un papel importante.

Los fabricantes de artículos deportivos como Nike y Adidas, con los múltiples equipos de fútbol que patrocinan dónde prueban los productos y se sirven de los canales de distribución de los clubes para comercializar los uniformes del equipo y otros productos de las marcas. La Botiga (tienda) del FC Barcelona en las instalaciones del Camp Nou es la tienda de deportes con mayor cifra de ventas en la ciudad de Barcelona. Los productos estrella son los vinculados al Barça, aunque también existe una excelente representación de productos Nike relacionados con fútbol y que no tienen nada que ver con el FC Barcelona.

Además, el fabricante sueco Volvo empezó patrocinando la Regata que lleva su nombre, Volvo Ocean Race, y ahora ha terminado adquiriéndola y con ello se garantiza que el evento siga fiel a sus valores originales y mantener su posición de patrocinador principal.

Si algunas de estas alianzas la analizamos a la inversa, observamos que más allá del dinero que recibe el deportista de su patrocinador, puede aprovechar su estructura empresarial para “crecer o ampliar su vertiente económica”. Por ejemplo, los clubes de fútbol patrocinados por Nike o Adidas cuentan en estas marcas aliados estratégicos cuando están negociando sus “giras de pretemporada” o partidos amistosos, además del papel que pueden jugar cuando se está negociando el fichaje de un jugador.

En el caso de Ferrari, el Banco de Santander le ofrece un gran canal de comunicación y distribución a través de su red de oficinas al público, para comercializar–comunicar aquellos productos de Ferrari vinculados al merchandising.
En definitiva podemos confirmar que el patrocinio deportivo es una excelente plataforma mercadológica, pero un punto adicional a valorar es que gracias a la actual coyuntura económica internacional, la inversión que hemos de hacer es mucho más asequible que hace dos años, por lo que la proporción de inversión realizada respecto los resultados obtenidos nos resultará beneficioso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top