Obama en The Tonight Show con Jimmy Fallon.

BERLIN, GERMANY - JUNE 19:  U.S. President Barack Obama smiles as he signs the official guest book at Bellevue Palace on June 19, 2013 in Berlin, Germany. U.S. President Barack Obama is visiting Berlin for the first time during his presidency and his speech at the Brandenburg Gate is to be the highlight. Obama will be speaking close to the 50th anniversary of the historic speech by then U.S. President John F. Kennedy in Berlin in 1963.   (Photo by Thomas Imo/Photothek via Getty Images)

El jueves pasado, Barack Obama apareció en el programa de Jimmy Fallon en la sección de “Slow Jam The News” una sección donde se dicen las noticias despacio, junto con la banda del programa y con la intervención de Fallon cantando y diciendo frases cómicas.

Obama da su discurso de esa manera, resaltando al compás de la música de soul, sus logros en los 8 años de gobierno.  Habla de temas como el medioambiente, el Obamacare y el empleo, entre otros, para terminar con el “drop the mic”, su sello distintivo.

Después en la conversación, Obama habló de Bernie Sanders, Hillary Clinton y Donald Trump, mencionando de este último: “Esto es un trabajo serio y no un reality show”.

Obama  muestra una imagen simpática y sobretodo alivianada, en términos de comunicación política. El todavía presidente se vale de ésta herramienta para transmitir su informe a miles de personas no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo, además que indirectamente también hace campaña para Hillary Clinton.

Durante los 8 años de su presidencia, él y su equipo de trabajo han sido un ejemplo de comunicación y marketing político. Recordemos también su campaña en redes sociales y la famosa imagen diseñada por Shepard Fairey, el artista y fundador de la marca OBEY. Aprovechando su carisma y personalidad, ahora está cerrando su segundo mandato de la mejor manera posible.

El tiempo dirá si Obama fue un buen presidente o no. Lo que no podemos negar es la creatividad, personalidad y habilidad para comunicar su mensajes.

Por Fernando Fuentevilla y Alejandro Rico.