Ni modo…


Sigo de viaje, pero está tan bueno este que no me pude contener a publicarlo…
Tomado de Reforma.com.