Modelo de Viraje


Esta columna es de Noroeste.com.mx, la pueden consultar aquí.
——————

Dueñez*empresaria
Carlos A. Dumois.
12-06-2009

Cuando el agua nos llega a los aparejos necesitamos un esquema práctico de cambio que parta de la realidad y que sea efectivo.

En las frecuentes crisis empresariales que hoy nos encontramos, vemos la importancia de sintonizar al líder del negocio con su realidad y con el proceso de creación de un proyecto de transformación viable.

Cada caso es único; las diferencias entre cada compañía, cada empresario y cada familia propietaria son enormes; pero sí que podemos generalizar unos principios y herramientas, y con ellos construir un modelo que les sirva a todos para comprender y administrar su propio enredo.

En esta ocasión quiero solamente compartir nuestro marco conceptual que nos ayuda a entender, diagnosticar y resolver los procesos de Viraje que manejamos con empresas estresadas o atoradas. No es más que un marco general en el que podemos ubicar cualquier caso.

Valor escondido. En el centro del modelo ubicamos siempre el potencial de cambio que percibimos en la empresa en particular. Este potencial depende del valor rescatable que quede en el negocio, tanto valor concreto que exista en los activos de la compañía, como potencial de creación de valor que detectemos en el poder competitivo de su fórmula de negocio, en los talentos de los empresarios, en la fertilidad de sus mercados, en la fortaleza de su organización o en la unicidad de su tecnología.

Hay tres ejes que determinan las posibilidades de cambio: el contexto que envuelve la situación, el contenido del proyecto de cambio y el proceso de cambio en sí mismo. Veamos cada uno de ellos.

1. El contexto de la situación. Éste es el ambiente, interno y externo, en el que está inmersa la empresa y su dinámica. El entorno engloba todas las circunstancias externas que rodean la situación, incluyendo las corrientes y acontecimientos sociales, económicos, políticos, tecnológicos y competitivos del momento. El dintorno incluye los sucesos internos que reflejan la vida de la organización, abarcando los hechos y tendencias que están ocurriendo en el interior de la misma en los terrenos de gobierno corporativo, comerciales, operacionales, administrativos, financieros, etcétera. Lo relevante es que los líderes perciban con realismo y comprendan a cabalidad el contexto en que ocurre su problemática.

2. El contenido del proyecto de cambio. Éste es el eje que contiene lo que queremos hacer, el plan de cambio en sí mismo. Es evidente que este proyecto tiene que derivarse de la comprensión cabal y objetiva que el empresario tenga del contexto de la situación. En el proceso veremos que esto corresponde a la fase de diagnóstico del proceso. El plan será efectivo generalmente si el diagnóstico fue acertado. La sensatez y la prudencia son aquí virtudes fundamentales. Nunca será cuerdo acelerarse y empezar a lanzar de forma improvisada medidas no estudiadas. El contenido del proyecto describe qué es lo que vamos a hacer: los grandes propósitos, las metas específicas, los cambios requeridos, las acciones concretas, los responsables de hacer las cosas.
La mayoría de los planes de viraje incluyen medidas como concentrarse en el negocio, abandono de lo no esencial, redimensionar la operación, aligerar las estructuras humanas, sanear las finanzas, etcétera.

3. El proceso de cambio. Este eje es el de la mecánica operativa del Viraje, el que define la secuencia y el manejo de las acciones a llevar a cabo. Primero el reconocimiento de la situación por parte de los interesados; luego el asegurar el compromiso de los que son clave; después la realización del diagnóstico y el diseño y comunicación de la estrategia de Viraje; en seguida la implementación del plan; y por último la terminación y cierre del proceso.

El proceso es complejo. Requiere de un mapa que nos ubique en qué fase vamos y qué sigue. La planeación es importante y la ejecución más. Cuando hablamos de Viraje no hay tiempo disponible, tenemos que actuar rápido.
Si pretendemos ir muy a la segura y ser muy detallistas, el problema nos comerá.
Necesitamos tener bien claro nuestro esquema de Viraje si queremos tener éxito en trasformar exitosamente nuestra empresa. Los ejes son el valor escondido, la comprensión del contexto de la situación, el contenido acertado del plan de cambio y el proceso de transformación bien manejado. ¡Suerte con su Viraje!

c_dumois@cedem.com.mx
http://www.cedem.com.mx

Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.

* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top