La posibilidad de una franquicia de la MLB en la Ciudad de México

MLb CDM

Durante décadas, el béisbol en Estados Unidos se ha llenado de talento importado de América Latina. El 21.8% de los jugadores son latinoamericanos, más el 6.7% de puertorriqueños o estadounidenses de origen hispano. A pesar de la influencia latina en las ligas mayores, ningún país o ciudad de la región cuenta con una franquicia.

En su reciente visita al país, el comisionado de la MLB Rob Manfred, ha dicho que la Ciudad de México es candidata a una franquicia de expansión junto con Montreal y otras ciudades.  Manfred mencionó que la MLB está trabajando para ampliar su presencia en México y es cierto, hace solo unos días, se inauguró una nueva academia de béisbol en Culiacán con la participación y apoyo de la MLB para formar prospectos de entre 13 y 18 años de edad.

“La razón por la que me ha interesado hablar sobre México es que, quizá, de todos los posibles lugares a los que nos podemos expandir, tiene las mejores oportunidades de formar sinergias con el resto de nuestros negocios”, le comentó Manfred a Jayson Stark de ESPN.

Aunque en estos momentos la prioridad no es la expansión, si está en la agenda en un futuro cercano.

“En primer lugar, un equipo en México abriría el mercado televisivo mexicano, lo cual tendría mayores implicaciones que los acuerdos actuales”, le dijo Manfred a Stark. “Además, considero que un equipo en México nos ayudaría a continuar el proceso, y aunque no sea una necesidad imperiosa, contribuiría al proceso de mejora de nuestra relación con las ligas mexicanas.

“Pienso que hacer un compromiso de tiempo completo en México sería muy importante. Nos ayudaría a mejorar nuestra relación profesionalmente. Eso, a su vez, nos ayudaría a mejorar el flujo de jugadores mexicanos al Béisbol de Grandes Ligas. La combinación de estos dos factores, es decir los medios en México y el flujo de jugadores, nos ayudaría en el mercado hispano de los Estados Unidos”.

¿Puede ser la Ciudad de México, una opción real para una franquicia de expansión?  Habría que considerar varios factores.

Primero que nada, el dinero: ¿sería negocio?

El problema principal es la afición. El béisbol es un deporte popular en el norte de México, específicamente en el noroeste donde es el número uno y está muy arraigado en la cultura de la región.  El béisbol también es popular en el Golfo, sin embargo ninguna de las dos zonas cuenta con la población para sostener una franquicia. Aunque la zona metropolitana de la Ciudad de México cuenta con 20 millones de habitantes, ¿cuántos gastarían por un boleto para un juego o una serie de MLB? Más que el número de personas, la MLB debe fijarse en el número de aficionados al béisbol en la capital y la zona conurbada.

El Fútbol es el deporte más popular en el país y en la Ciudad de México. Si hubiese una franquicia de la MLB, ¿cuántos patrocinadores habría para el equipo?, ¿cambiarían o combinarían los anunciantes de fútbol su patrocinio con el béisbol?  Es poco probable.

Incluso si pudiera existir una base de fans viable a futuro, se necesitarían un grupo de propietarios con mucho dinero (estilo Carlos Slim que por cierto, es aficionado al béisbol) para que funcione. Una franquicia promedio de la MLB está  valuada en mil millones de dólares. Lo ideal sería contar con al menos un inversionista mexicano para darle legitimidad ante los aficionados.

Otro aspecto importante es la construcción de un estadio. El costo de un estadio nuevo sería de muchos millones de dólares, ¿quién lo pagaría? El Fray Nano remodelado, no es opción para MLB, aunque se haya celebrado un juego de exhibición hace poco.  ¿Fondos públicos? No se ha hecho para el fútbol que es el deporte rey.

¿Qué pasaría con la Liga Mexicana? Un equipo de MLB afectaría mucho a toda la liga y tal vez hasta la Liga Mexicana del Pacífico. Los patrocinadores se irían por la MLB dejando huérfana a la Liga Mexicana.  Habría que ver como podría convivir la Liga Mexicana con la franquicia.

El cambio de divisas es otro facto a considerar. Una franquicia en México se hallaría ante la posibilidad de atraer ingresos en pesos mexicanos, pero tendría que pagar muchos de sus gastos en dólares. Los equipos de la NHL en Canadá se han enfrentado a una situación parecida. Los dueños tendrían que lidiar con las devaluaciones.

El equipo de todos.

La franquicia debe representar al país.  El ejemplo son los Azulejos de Toronto: se estima que 16.8 millones de canadienses, 48 % de la población total de Canadá, vio algún juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana del 2015 contra los Royals de Kansas City. La audiencia aumentó un 700% con respecto al campeonato del año pasado entre los Royals y los Orioles de Baltimore, esto debido a los fans canadienses.

La MLB podría permitirle a la franquicia de México compartir menos del  48% de los ingresos locales y derechos mediáticos para ayudarlos a crecer los primeros años.

CDM MLB

 

La altura y la distancia. 

La Ciudad de México se ubica a cerca de 2200 metros sobre el nivel del mar, sería la plaza más alta de la liga. Eso afectaría mucho la competencia. El mejor ejemplo son los Diablos Rojos, que es el mejor equipo en promedio de bateo, pero alto en ERA. Una solución es alargar el outfield para bajar el promedio de home runs, pero aumentando el promedio de dobles y triples. Otra solución es la de humidificar las pelotas como se hace en el estadio de los Rockies de Colorado. La Ciudad de México es más húmeda que Denver, eso podría ayudar también.

Los viajes a la Ciudad de México podrían parecer lejos, pero en realidad no lo son tanto. Houston es la ciudad más cercana, se encuentra ubicada a 1200 km, no está tan lejos si  tomamos en cuenta que los Seattle Mariners, se encuentran todavía más lejos que muchas otras ciudades de Estados Unidos sin representar mayores problemas.

La distancia entre Houston y Seattle es de 3000 km por aire y juegan en la misma división. La distancia entre Nueva York y la Ciudad de México es de 2680 km, no es nada a comparación de los viajes de un equipo de Hawaii de triple A que jugó desde los años 60 hasta mediados de los 80. Los equipos tendrían que pasar aduana a la hora de viajar a México, pero no es diferente a lo que los equipos de la MLB hacen cuando juegan en Toronto.

Una franquicia en México sería atípica e implica un gran riesgo en el corto plazo. MLB lo considera como una gran oportunidad. Para que suceda una expansión en MLB, debe ser aprobada por el sindicato de jugadores y el voto a favor de tres cuartas partes de las 30 franquicias actuales.

Tal vez con estrategias de mercadotecnia correctas, promociones a nivel nacional y algún esquema económico bien planificado, podría funcionar a largo plazo. Para que haya una franquicia en la Ciudad de México debe haber paciencia por parte de todos los involucrados: la MLB, el sindicato, los patrocinadores, las cadenas televisivas, los dueños y la afición.

Lo que es una realidad es que la MLB lo considera como una opción real. En poco tiempo sabremos si es viable o no.

Por Fernando Fuentevilla y Alejandro Rico.