La Pesca Deportiva en Sinaloa: un caso de negocios

Alejandro Sánchez

Publycom Marcas

Para pasar un buen rato en esta Semana Santa, se me antojó organizar un día de pesca en altamar con amigos y familia. Con varias semanas de anticipación me puse a buscar entre conocidos a alguien que tuviera un contacto con algún pescador de Altata que nos pudiera llevar en su panga.

Al final di con Pedro Burgos, un joven originario de Dautillos, abogado y restaurantero de familia de pescadores, quien recientemente decidió buscar suerte en el servicio de pesca turística. Un caso de negocios y de mercadotecnia muy interesante.

En lugar de la incómoda panga en la que esperaba pasar el día, encontré un servicio de lujo. A las 6:00 de la mañana ya estaba Pedro esperándonos en la orilla del mar con una buena lancha pescadora de modelo reciente, espacio para 5 clientes, cómodos asientos, radio y GPS. Estaban preparadas 5 cañas, carnada viva y dos cajas con curricanes. La pesca estuvo muy buena.

Con sólo publicidad de boca en boca, Pedro ya tiene una buena base de clientes en la región. Gente que gusta de la pesca, pero también personas de negocios que encuentran en una actividad de este tipo un buen pretexto para entretener a clientes o proveedores.

Pedro dice que él prefiere ya no dedicarse a la pesca comercial y que va a hacer todo lo posible por usar sus conocimientos del oficio para levantar el negocio de la pesca deportiva. Creo que tiene un buen punto comercial. Las comunidades pesqueras en Sinaloa tienen serios problemas económicos y sociales, el número de pescadores que explotan las mismas aguas ha crecido demasiado y el precio de los productos que extraen es determinado por factores que están fuera de su control.

Mientras siga ofreciendo un servicio de calidad, Pedro encontrará en el mercado de Culiacán una demanda que fácilmente rebasará su capacidad actual de operación. Ganará dinero, sin importar si la pesca está buena o mala, si saca especies codiciadas o no. Además, con prácticas responsables, logrará mantener un buen equilibrio para que las aguas sigan produciendo la materia prima de su negocio.

Y su actividad puede alcanzar dimensiones no esperadas. La construcción del Club Náutico en Isla Cortés, frente a las ricas aguas de nuestro litoral, puede ser el detonador de toda una industria turística con capacidad para atraer a visitantes de la región, de todo México y también del extranjero. Pedro y otros emprendedores podrán hacer un buen negocio.

Por lo pronto, les recomiendo un día de pesca en el Mar de Cortés con Pedro Burgos (672)1146207. Si van por estas fechas, díganle que los lleve a ver las ballenas jorobadas. 

ascalvo@publycom.com.mx

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top