La necesidad de la súper-flexibilidad

Dueñez*Empresaria
Carlos A. Dumois

El juego de los negocios está cambiando, así como los principios, modelos y herramientas que requerimos para enfrentar sus nuevos retos.

Vivir en la incertidumbre es la realidad que están viviendo cada vez más entidades de negocio. Crear valor en contextos dinámicos está surgiendo como la hazaña que pocos están pudiendo realizar. La certeza y la estabilidad las apreciamos cada vez más distantes.

Las prácticas empresariales de la era post-digital nos están rebasando. Pocas compañías están aprendiendo al ritmo que sus mercados les están demandando. Los dinámicos escenarios en que hoy se mueven las industrias globales demandan de las organizaciones de negocios nuevas competencias sin perder las anteriores.

Un imperativo clave radica en convertirse en una organización altamente flexible. Los principales factores que inducen esto incluyen el aceleramiento de la globalización, la convergencia y recomposición de un creciente número de mercados, el avance de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones, la fortuna fluctuante de las grandes corporaciones, los altibajos de los mercados financieros y el reacomodo de alianzas estratégicas mundiales y regionales.

Los autores y socios de la compañía Pedagogy, Inc., Homa Bahrami, de la Universidad de California en Berkeley, y Stuart Evans, de la Universidad de Cambridge en Gran Bretaña, han escrito un libro visionario titulado “Super-Flexibility for Knowledge Enterprises” (Súper-Flexibilidad para Empresas del Conocimiento).

Revisaremos este libro. Por ahora comentaremos por qué los autores creen que hoy necesitamos desarrollar una capacidad de aprendizaje superior para sacar adelante nuestros negocios.

Las tecnologías de información y telecomunicaciones son tal vez el detonador más poderoso que está transformando los sistemas de trabajo, los flujos de comunicación, los esquemas de organización y la naturaleza misma de cómo se gestionan los negocios.

La efectiva aplicación del conocimiento se está convirtiendo en un diferenciador competitivo medular. La economía mundial, cada vez más interconectada hace cada vez más compleja la interacción de las distintas partes de cada compañía. Las premisas de la estabilidad y la predictibilidad se controvierten y dan lugar a nuevos paradigmas en el quehacer empresarial. El juego emergente es acerca de los procesos simultáneos de creación, crecimiento y reinvención de fórmulas de negocio ante situaciones con elevada incertidumbre.

La Súper-Flexibilidad es un concepto complejo que no concuerda con nuestras perspectivas binarias. Por un lado se refiere a la capacidad para cambiar de curso con rapidez, hacer cambios estratégicos sobre la marcha, y reposicionarnos con agilidad conforma las nuevas realidades que van apareciendo.

Por otro lado, se trata de construir unas cuantas anclas sólidas que nos sostengan durante las tormentas y que sustenten nuestro espíritu de cohesión y de comunidad.

Aunque parece que ambas cosas, agilidad y solidez, son difíciles de desarrollar de manera simultánea en las organizaciones, cada vez hay más ejemplos de empresas que han logrado sobrevivir y crear valor apoyándose en la habilidad de implementarlas al mismo tiempo.

Súper-Flexibilidad es un término que los autores han impulsado para describir la capacidad de una empresa de crecer en ambos lados del espectro: la capacidad de ser ágil y versátil, asemejando a una pequeña compañía emprendedora, acompañada de la capacidad de mantenerse robusto y fuerte, atributos históricamente asociados con las grandes corporaciones.

Parece contradictorio e imposible. ¿Cómo podemos adquirir a la vez habilidades para movernos con rapidez y agilidad, y también fortalecernos con solidez y estabilidad? Un creciente número de compañías en el mundo están lográndolo.

Nuevos paradigmas de gestión están surgiendo para hacerlo realidad. Nuevas capacidades de liderazgo se requieren de los empresarios que logren conquistarlo. Nuevas competencias ejecutivas se están demandando de los ejecutivos que quieren lograrlo.

El desafío hoy es el de crear compañías súper-flexibles que puedan capitalizar y crear valor en entornos inciertos y manejarse con agilidad al momento, construyendo al mismo tiempo sólidas anclas de estabilidad.

c_dumois@cedem.com.mx
http://www.cedem.com.mx
Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.
* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top