jajajaja de lo peor que he visto…


Tenía rato que no veía algo tan malo. Es increíble en lo que gasta la gente para hacer publicidad, más cuando las cosas son tan tontas.
Primero, no encuentro sentido, no creo que un anucio como este se identifique con el mercado meta. Difícilmente, las amas de casa se identificarán con una stripper, o bien, que lo consideren como una profesión. Se me hacen increíbles los contrastes en estilos de vida o el pensar en el tipo de mujer al que pretenden enfocarse. El marido ha de estar encantado con la esposa.
Segundo, toda buena campaña parte de los motivadores que los clientes y consumidores tengan. Lo ideal es contar con los motivadores, beneficios y sentimientos buscados para que la comunicación pueda tener éxito y si vas a causar controversia, que te beneficie, que no te perjudique. Este anuncio no toma nada de eso en cuenta.
Tercero, ¡los chicles tienen mi nombre!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top