¿Importan las marcas durante una recesión?