Hoy hablaremos de ejercicio


¿Sabías que al realizar ejercicio obtienes un doble beneficio? Al momento de realizar ejercicios quemas calorías, y una vez que dejas de hacer ejercicio tu organismo sigue quemando calorías para normalizarse.

Este proceso se conoce cómo consumo excesivo de oxígeno tras el ejercicio y se define científicamente como “La recuperación del metabolismo hasta los niveles anteriores el ejercicio”. Esta recuperación al nivel normal del metabolismo puede llevar algunos
minutos si el ejercicio es ligero y varias horas si el ejercicio requiere más esfuerzo.

El Dr. Jhon Kravitz y Chantal A. Vella revisaron varios estudios realizados para conocer las calorías que se queman después de terminar de hacer ejercicio y encontraron que un rango promedio está entre 30 y 120 calorías después de haber realizado entre 30 y 60 minutos de ejercicios cardiovasculares (incluyendo ejercicio en la caminadora y en bicicleta) al 70% del Consumo Máximo de Oxígeno (más o menos el 80% de tu ritmo cardíaco máximo).

Con el entrenamiento de alta resistencia y el entrenamiento de circuito de resistencia también quemas calorías después de haberlo terminado.

Los resultados difieren de acuerdo al género y al tipo de ejercicio, pero, en general, mientras más esfuerzo realices al hacer el ejercicio y entre más tiempo dures realizándolo, será mayor el número de calorías que queme tu organismo.

• Los intervalos de entrenamiento son una manera fantástica de estimular la resistencia, quemar más calorías y trabajar más arduamente sin pasar todo el tiempo haciendo ejercicios de alta intensidad.

• La idea general es trabajar más duro de lo normal por un periodo corto de tiempo para sobrecargar tu cuerpo (sobrecargándolo es la manera en que progresas). Entonces recupérate completamente con un intervalo de reposo, para que estés listo para hacerlo nuevamente.

• Otra forma de acelerar el gasto de calorías es intentar hacer ejercicios de alta intensidad, o entrenamiento continuo al 80% de Consumo Máximo de Oxígeno, lo que es justo tu zona aeróbica. En otras palabras, deseas estar fuera de tu zona de confort, pero no tanto que no puedas respirar siguiera.

• Hacer ejercicios cardiovasculares y de fuerza durante la misma sesión de entrenamiento no necesariamente duplicará las calorías que quemes después de terminar los ejercicios, pero dividir los ejercicios si.

• Si tus actividades diarias te lo permiten (y si deseas hacer ejercicio más de una vez al día), puedes dividir tu rutina para que hagas ejercicio cardiovascular por la mañana, y por la tarde realices ejercicios de fuerza (o viceversa).

Es difícil hacer esto, pero, cuando te sea posible… hazlo. Te beneficiará muchísimo.
Por Mauricio Benoist

2 comentarios en “Hoy hablaremos de ejercicio”

  1. Excelente el artículo publicado, sigan enseñandonos a cuidarnos y vivir mejor.- Yo comence, ahora te toca a tí.- BUENISIMO!!!!!!!

  2. No conozco a la persona que escribe estas notas, pero desde ya LO FELICITO!!!!!Necesitamos de gente que nos enseñe a Vivir Mejor.- Sigan ADELANTE nuestro bienestar físico y mental lo necesita.-

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top