El voto no es racional

Interesantes fundamentos que nos compartió hace unos meses El País: