El poder de las redes sociales en la política, comunicación y mercadotecnia

Golpe2

Hace unos días fuimos testigos de un fenómeno inédito en política, gobierno y la historia de un país. El Presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan, la madrugada del viernes a sábado utilizó Twitter y Facebook para anunciar en tiempo real que un grupo de militares de su país, estaban dando un golpe de estado y solicitó la intervención de los ciudadanos para evitarlo.

“Exhorto al pueblo turco a acudir a las plazas públicas y aeropuertos”, escribió en Twitter y Facebook. En solo unas horas, comenzaron a circular en Facebook  imágenes de ciudadanos bloqueando tanques y manifestándose contra el alzamiento.

facetime turquia

Los turcos se volcaron a las calles y desafiaron a los militares sublevados. El golpe de estado fracasó en el transcurso del fin de semana. Otro grupo militar se unió al pueblo y al gobierno y sofocaron el intento de golpe.

 

 

Es la primera vez en la historia que sucede algo así. Erdogan envió el mensaje a sus 9 millones de seguidores en Twitter y se viralizó de inmediato. Los golpistas actuaron a la antigüita: tomaron las instalaciones de la radio y la televisión para controlar la información hasta imponer el nuevo gobierno.

golpe de estado

No pensaron en el caso árabe de hace algunos años, cuando la población utilizó las redes sociales para protestar contra los régimenes dictatoriales. En aquella ocasión, la gente utilizó las nuevas tecnologías para protestar contra el sistema y se hizo viral. Esa fue una lección de comunicación política y social.

 

En estos días, hemos leído que ese fue un auto-golpe fingido para legitimar al gobierno. Si es cierto o no, lo sabremos con el tiempo tal vez. Erdogan llegó al poder con una política autoritaria. Es conservador, pro-Islam, hostil a las minorías étnicas, políticas y religiosas. Turquía es un país especial porque es la puerta de Asia a Europa. Es un país “bisagra”, ¿qué significa eso? aquel país que tiene elementos comunes con dos regiones, continentes o mundos distintos, es un punto de unión. México es una país bisagra también: tenemos América Latina por un lado y Estados Unidos y Canadá, por el otro.  Los militares de hecho, se supone que trataban de restablecer la separación entre Estado y religión y mantener el estado laico.

Los alcances de las redes sociales en política están dando mucho de qué hablar. El potencial es enorme, sobretodo en mercadotecnia. Las redes sociales no solo pueden utilizarse para campañas, estrategias electorales o de comunicación estando ya en gobierno, sino también para enviar mensajes en tiempo real para hacerlos virales y en muchas otras maneras que aún no hemos descubierto.
Habrá mensajes buenos y otros malos, pero no hay duda que la política ya no es y será igual.

 

Por Fernando Fuentevilla y Alejandro Rico.