El Gigante Caído


La nota la tomo de Noroeste.com.mx, y la pueden ver completa aquí.
——————–

Dueñez* empresaria
Carlos A. Dumois.
5-06-2009

Por fin General Motors se decide a ejercer la Dueñez. Falta ver si recuperan tanto valor perdido.

Desde 1994 hemos trabajado con General Motors en Colombia. Durante siete años lo hicimos con sus proveedores y distribuidores. Aprendimos mucho de ellos. Internacionalizaron nuestra firma y nos exigieron desarrollar tecnología. Pudimos intervenir en toda la cadena de valor de la industria automotriz. Ya en 1997 pronosticamos que GM quebraría en menos de 10 años. La burocracia corporativa gravitaba sobre su limitada capacidad de maniobra. Un excesivo proceso de diversificación mal manejado complicaba la toma de decisiones. La dispersión competitiva, operacional y financiera podía observarse por todos lados. Aguantó más de lo que esperábamos.

El lunes 1º de junio de 2009 GM se ha registrado oficialmente en bancarrota. Un suceso de gran trascendencia para la economía de los Estados Unidos y de todo el mundo. Esta gran compañía fue la más grande sobre la Tierra durante más de medio siglo, representó los ideales de la libre empresa y sirvió de ejemplo global en muchas industrias.
La verdad es que nunca esperamos que terminara así; pensábamos que iba a ser mucho peor. No contábamos con la crisis financiera mundial ni con el Tío Sam. Barak Obama está intentando jugar el rol de dueño de una empresa en la que nadie lo ha jugado por décadas. Hasta ahora parece que no lo está haciendo tan mal. Es posible que una nueva GM sobreviva a la debacle.

La corporación ha contratado a AlixPartners, una de las firmas líderes del mundo en el campo de proyectos de Viraje (Turnaround Management). Al Koch, socio consultor de la firma en Nueva York, ha sido nombrado Director Ejecutivo de Reestructura (Chief Restructuring Officer), encargado de rescatar a General Motors de la quiebra.
Koch es un veterano líder de proyectos de Viraje que manejó exitosamente la quiebra de KMart y de otras grandes compañías. Unos 60 miembros de la firma AlixPartners le asistirán en este proceso de quiebra. Koch y su gente han estado interviniendo en GM desde fines del año pasado.

La idea de Koch es dividir la corporación en dos: la vieja GM y la nueva GM. En la primera quedarán divisiones y activos que estarán en proceso de abandono estratégico. Unos serán vendidos y otros serán liquidados. Aquí quedarán unas 20 plantas de producción, la división Pontiac, Saab, Saturn y Hummer. Esta última ha sido vendida a una compañía china sin experiencia en producción de autos. La división Opel de Alemania ha sido vendida a Magna, empresa dedicada a las autopartes. La reducción de personal será dramática. Docenas de miles de personas serán despedidas.

La transformación de la organización será radical. Al parecer la nueva GM se manejará con un nuevo consejo de administración y un nuevo cuerpo ejecutivo. Más les vale que así sea. El gobierno ha sido un mal dueño y no tiene vocación de ser uno bueno.
En síntesis, finalmente se ha decidido hacer un Viraje radical en General Motors. Las estrategias son las mismas que en cualquier plan de rescate: concentración en el negocio, aligerar estructuras, redimensionar la operación, saneamiento financiero, etcétera. La nueva GM será una empresa más pequeña, mucho más pequeña, pero será una empresa viable y con potencial de crear valor.

La vieja GM contiene una parte de lo que debió haberse abandonado desde hace tiempo: productos, marcas, modelos, divisiones, estructuras, mercados, etcétera. Todavía queda pendiente completar el proceso de reenfoque, limpia y alineación en la nueva GM. Falta mucho para decir que la corporación ha revivido.

El Viraje tendrá que aplicarse en todo lo que ha quedado. Veremos si son capaces de volver a crear valor sobre las cenizas restantes después de haber destruido tantos miles de millones de dólares. Sólo el gobierno habrá invertido más de 50,000 millones de dólares en la reestructura.

Hoy General Motors no vale nada. La destrucción de valor acumula la pérdida de los accionistas anteriores más la inyección de capital nuevo. Estaremos hablando de más de 100,000 millones de dólares. ¡Vaya suma! ¿Serán capaces de hacer que GM vuelva a valer esa cantidad?

Hay otras preguntas más inquietantes aun: ¿por qué hasta ahora?, ¿por qué los anteriores dueños no hicieron nada?, ¿dónde estaba el Consejo de Administración anterior? Es verdad que GM fue un gran testimonio de excelencia empresarial durante décadas. Ahora se ha convertido en dramático ejemplo de falta de Dueñez. Esperemos que hoy nos enseñen a hacer planes exitosos de Viraje.

c_dumois@cedem.com.mx
http://www.cedem.com.mx

Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.

* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top