El dique de la soledad


La soledad empresarial es uno de los principales diques de crecimiento. Los directores o líderes también viven su soledad empresarial: no tiene con quien consultar las decisiones importantes y en muchas ocasiones viven alejados de la realidad. Están tomando decisiones basadas en lo que creen, en lo que sienten y desinformados. Una frase que tengo muy presente es cuando Bud Selig comisionado de las Grandes Ligas del Béisbol (MLB) en una conferencia de prensa relacionada con el uso de esteriodes mencionó: “¿Cómo piensa y cree la gente que sabemos? cuando no sabemos…”.

Los líderes deben de estar enterados de los principales temas. No puede haber un alejanmiento o desinformación de los temas y no deja de sorprender la cantidad de líderes y empresarios que no lo están. Esto implica estar enterado, crecer académicamente y salir al campo y platicar e intercambiar contactos con la gente.

Cuatro recomendaciones básicas:

• Estudia:
conoce los temas que afectan a tu empresa. Desarrolla las principales variables e indicadores de desempeño y desecha todos aquellos reportes (si existen) que tienen mucho y a su vez poco. Construye un reporte práctico, pregunta sobre los indicadores y haz decisiones.

• Escucha: cuando conoces los antecedentes lo que importa es escuchar a los accionistas, el personal y a los clientes. El dique de la soledad también proviene del desentendimiento que tengamos con los clientes. Hay empresarios que tienen meses sin haber platicado con un cliente.

• Investiga e inspecciona: Tú solo ve e inspecciona el desempeño del producto y el campo. Nada como estar en el punto de venta, observar, analizar y revisar todo hasta el último detalle. Como si no se tuviera confianza en la gente. Esto implica visitar y revisar cómo se producen los productos, si se siguen los estándares y la manera en la que la gente consume nuestro producto.

• Seguimiento: Muchos son pobres líderes porque dan instrucciones pero no seguimiento. Si no hay follow up hay liderazgo mediocre y en esto batallan mucho los mandos intermedios que buscan un lugar en las partes altas de las organizaciones.

Como líderes, no podemos saber todo, pero el líder debe conocer mucho y más sobre las cosas importantes todo el tiempo.

“El escritorio es un lugar muy peligroso para observar al mundo”.
John Le Carré, novelista.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top