El caso de Nike, Oiselle y los patrocinios olímpicos en Estados Unidos.

atleta

Los Juegos Olímpicos de Río, están a la vuelta de la esquina. Los comités deportivos y las federaciones de cada país están en la recta final para definir a los deportistas que participarán en el magno evento deportivo. Las firmas internacionales están preparándose para hacer campañas y estrategias de mercadotecnia donde los protagonistas serán los deportistas patrocinados. Es la oportunidad de consolidarse, de crecer y de mantenerse en la cúspide, según sea el caso.

Hace unos días Kate Grace compitió en el campeonato clasificatorio de atletismo, donde ganó un puesto en el equipo estadounidense en la prueba de 800 metros planos. Grace celebró la victoria junto con su familia ante una multitud de 20,000 personas. Sus fotos aparecieron en las redes sociales y en el website de Oiselle, la compañía de productos para mujeres deportistas que la patrocina desde el 2012.

Al siguiente día, Sally Bergersen, CEO de Oiselle recibió un mail departe del Comité Olímpico de Estados Unidos pidiéndole que removiera todo el material promocional de Oiselle, tanto el de redes sociales como el de su website, materiales impresos, boletines de prensa, fotografías y demás publicidad donde se le reconocía a Kate Grace.

Oiselle había violado el reglamento de marcas del Comité Olímpico de Estados Unidos, ya que no es el patrocinador oficial de la delegación. El reglamento establece que ninguna marca que sea la oficial puede utilizar el logotipo olímpico, ni exhibir ningún material promocional relacionado con los Juegos Olímpicos. Las reglas prohiben los términos: ” Olympic”, “Olympian” o “Equipo de Estados Unidos” (Team USA), “Road to Río”, “Go for the gold”, “Let the games begin” y muchos más.

Todos esos logos y slogans fueron utilizados en la competencia. Bergesen se quejó ante los medios por esa situación tachándola de “ridícula y demasiado estricta”.

Kate grace

Otras marcas han aceptado las reglas y en vez de quejarse, han sido cuidadosos en las formas como Under Armour por ejemplo, que es patrocinador de Michael Phelps o Adidas y New Balance que están planeando campañas de mercadotecnia estratégicas para no violar las leyes del Comité, sin dejar de promocionar a sus atletas patrocinados.

Algunas compañías han entrado en problemas legales contra federaciones como la compañía “Run Gum” que demandó a la Federación de Atletismo de Estados Unidos y al Comité Olímpico alegando que el reglamento violaba leyes federales pero perdieron el caso.

La regla data de 1978 y es llamada “Amateur Sports Act of 1978” que fue revisada después en 1998. Esa ley le da el derecho al Comité Olímpico de presentar cargos civiles contra cualquiera que no sea socio y que utilice cualquier símbolo, marca o insignia del comité con fines de lucro sin su consentimiento.

¿Tiene razón Bergesen en quejarse?, ¿es injusta esa ley?, hay una situación importante. A diferencia de otros países donde sus comité reciben apoyo gubernamental, en Estados Unidos el Comité recibe apoyo de las compañías, de los patrocinadores. Nike firmó con ellos un contrato por 23 años, valuado en $450-500 millones de dólares. Solo en el 2014, el Comité Olímpico tuvo un estimado de $95 millones en ganancias por los derechos.

En vez de gastar para viáticos los impuestos de los contribuyentes, el Comité utiliza el dinero de Nike, así como el de Coca Cola, Visa, Samsung y Mc Donald´s. Se estima que las ganancias en este verano olímpico serán aún mayores que las de hace algunos años. Aún así, no es suficiente. La mayoría de los deportistas olímpicos no viven de sus deportes y los apoyos del Comité no son suficientes. Muchos de ellos, buscan patrocinios externos a los de sus federaciones y el Comité Olímpico, así como Crowdfunding .

Los atletas mas famosos o populares no tienen ese problema, pero otros atletas de deportes menos populares o atletas que no son conocidos buscan apoyos de marcas menos grandes. Tal es el caso de Grace. Ella nunca había ganado una carrera antes y había sufrido de lesiones durante varios años.

Bergesen, la CEO de Oiselle considera esa ley injusta para las compañías pequeñas que se arriesgan en patrocinar deportistas poco conocidos y también para las o los atletas como Grace. Ese tipo de deportistas no podrán tener las misma exposición en los medios, ni las marcas tampoco, creando así un círculo vicioso.

Mientras no cambie la regla, las pequeñas compañías como Oiselle seguirán batallando para patrocinar a deportistas y atletas como Kate Grace,  no podrán hacer nada para recibir más y mejores patrocinios para vivir y practicar su deporte.

Por Fernando Fuentevilla y Alejandro Rico.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top