Dueñez, concepto universal

Carlos A. Dumois.
Dueñez Empresarial.
20-11-2009

Se valida el concepto de Dueñez en Europa, con sus principios, modelos, herramientas y, sobre todo, con el alma entregada del empresario.

Este mes ha sido intenso en nuestra actividad en Europa. Hemos vivido la experiencia de presentar nuestros principios básicos en el IE Business School de Madrid, en ESADE Business School de Barcelona y en el Summit sobre El Futuro de Europa, en Andorra.

La experiencia ha sido fenomenal. Temíamos que nuestros enfoques no se aplicaran en Europa y que los empresarios de estos países no se identificaran con nuestros modelos y herramientas sobre el rol de dueño y su labor de gobernar y crear valor.

La respuesta ha sido extraordinaria. Los empresarios madrileños, catalanes, franceses y andorranos han reaccionado muy entusiasmados cuando les hemos descrito lo que hemos hecho con sus colegas mexicanos, caribeños y centro y suramericanos.

De especial interés ha resultado el compartir con los europeos las vivencias en el ámbito del Viraje Estratégico, y las reseñas sobre el rescate de la capacidad de crear valor en tiempos inciertos y adversos. La crisis en Europa en general, y en España en particular es de grandes dimensiones. Se habla ya de una caída acumulada del PIB cercana al 20 por ciento, y de una pérdida de empleos de tamaño similar.

Es enorme la destrucción de riqueza que se ha dado. Los gobiernos han tratado de detener la caída, pero el desplome es notorio, y aún no concluye.

Los empresarios se hacen mil preguntas y encuentran pocas respuestas. En las sesiones en las que participé en el Summit de Andorra las inquietudes son muy definidas.

¿Cómo puede la empresa salir reforzada y más competitiva después de una crisis? ¿Cómo puede una empresa explotar mejor las debilidades de la competencia? ¿Cómo crear nuevos socios o aliados en medio de tanta incertidumbre? ¿Es este momento tan crítico el adecuado para contratar a personas de talento? ¿Cómo pueden los empresarios evitar caer en la trampa de confiar en experiencias anteriores y creer que las cosas volverán a su sitio sin tener que hacer grandes cambios en la empresa?

La gran conclusión se repite. 2010 no será un año de crecimiento, pero sí un período de preparación para lo que viene.

Nosotros insistimos en que el dueño tiene más tarea en estos momentos de turbulencia. Crear riqueza en un entorno adverso de nulo o bajo crecimiento económico de nuestros países requiere de una Dueñez muy aguda y agresiva.

Primero hay que emprender la búsqueda de nuevas oportunidades de crecimiento de valor. Esto demanda la acción de un dueño proactivo y atrevido, que no se rinde al explorar nuevos productos, mercados, fórmulas de negocio y de gobierno.

Luego hace falta un dueño realista y valiente, que se cuestione continuamente qué es lo que debe abandonarse, y que tome decisiones sin titubeos. La renovación se convierte en camino obligado si queremos reanudar la creación de valor en nuestro negocio.

Compartimos en estos eventos los principios, modelos y herramientas de la Dueñez. Principios como los de Concentración Estratégica y Enfoque Competitivo; los de doliente creativo y Sinergia Organizacional, y los de proceso crítico y Alineación Estratégica. Modelos como los de Dueñez Compartida, Liderazgo de Crecimiento, y los de Generación, Multiplicación y Captura de Valor. Herramientas como el Manifiesto de Querencias, la Métrica del Valor, los roles de poder, el binomio producto mercado y el Plan de Fortalecimiento de la Fórmula de Gobierno.

Todas estas herramientas les parecieron atractivas y valiosas a los empresarios europeos; pero coincidimos en que en una época como la actual lo que requerimos del dueño es, sobre todo, su entrega incondicional a la permanencia y éxito de la empresa. El alma de la Dueñez es el gran recurso para enfrentar tiempos de incertidumbre y adversidad.

Nuestra gran conclusión es que la Dueñez sigue validándose como un concepto universal. No es obviamente un privilegio de los latinoamericanos. Donde haya una empresa con una oportunidad enfrente, necesariamente atrás debe haber un dueño con capacidad de gobernarla y de crear riqueza a través de ella. Confirmamos una vez más que, por encima de la gerencia, gestión, o dirección de la empresa, es el rol de dueño quien la garantiza.

c_dumois@cedem.com.mx
http://www.cedem.com.mx
Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.
* “Dueñez®” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Artículo tomado de www.Noroeste.com.mx

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top