Desarrollo de Marcas: Conquistando a las mujeres mexicanas por Alejandro Sánchez


Aprovechando las reflexiones que se han hecho con motivo del día internacional de la mujer, quisiera comentar cómo en México la vida de mujer está evolucionado a un ritmo acelerado y cómo estos cambios inciden en sus hábitos como consumidoras.
Observe a esa nueva mujer urbana. Es una persona práctica, decidida, cada vez más segura de su importancia social y económica, se da gustos, está mejor informada y ya no se conforma con cualquier cosa. Sabe que el mundo está a sus pies y que los productos, servicios y opciones de entretenimiento tienen que hacer cola para conquistar su corazón. La mujer ya es el decisor de compra fundamental en los hogares mexicanos.

¿Cómo conquistamos su corazón?
Recordemos que la lealtad y el compromiso son los valores más importantes para las mujeres. Prefieren apegarse a la marca que aman a pasarse la vida en la búsqueda de opciones. Pensemos entonces en términos de una relación marca – mujer para explorar el proceso de conquista de su cariño.
Belleza de Marca: Las mujeres sienten amor a primera vista. Una buena identidad visual sirve de imán y el diseño del producto y los empaques también les dice mucho sobre los valores de la marca. Las mujeres favorecen a aquellos que ponen cuidado en los detalles.

Consistencia: Para una mujer no es suficiente el apantalle inicial. Necesitan relacionarse con marcas con las cuáles sea atractivo pasar el resto de sus vidas, que se acuerden de sus cumpleaños, que no pierdan el encanto a la vuelta de los meses.
Propósito: Las mujeres admiran a los líderes (hombres o marcas). Necesitan saber que se relacionan con alguien seguro de quien es y de por qué es especial. Prefieren las marcas con valores claros.

Empatía:
Las marcas deben aprender a escuchar a las mujeres, ponerse en sus zapatos, saber qué quieren y cómo evolucionan sus necesidades. Las mujer urbana moderna tiene menos tiempo y su vida es cada vez más complicada: tienen que ser buenas hijas, madres y esposas, quieren estudiar y tener una vida económica productiva, les interesa su desarrollo profesional, al mismo tiempo que cuidan su figura y su belleza, mantienen una vida social intensa, están mejor informadas y son las administradoras del hogar.

Como último consejo, no trate de engañar a las mujeres con cambios superficiales o promesas que su marca no puede cumplir. Las mujeres saben muy bien distinguir la honestidad y la transparencia vs. las promesas falsas y el engaño.
—————-

Muchas gracias Alejandro por mandarnos tu columna.
Alejandro publica su columna todos los lunes en El Debate.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top