Consejo Responsable


La columna de todos los viernes la pueden consultar directamente aquí.
————

Dueñez empresaria
Carlos A. Dumois.
10-07-2009

Veremos caer a otras corporaciones americanas si siguen gobernadas por Consejos de Administración sin responsabilidad plena.

Ahora que han dado a conocer medidas más avanzadas del Plan de Quiebra de General Motors, no deja de sorprendernos la poca importancia que para la mayoría de las organizaciones norteamericanas tiene el Consejo de Administración. En el plan mencionado se divide la empresa en dos: la vieja GM, donde se queda lo que poco vale y será liquidado; y la nueva GM, donde puede aun crearse valor. Esta empresa probablemente se partirá en pedazos, pero procurarán reconstruir de la mejor manera unidades de negocio productivas y generar riqueza de ese modo.

Pues bien, han echado al anterior Director General (CEO) y a muchos de los altos ejecutivos que llevaron a la compañía a la quiebra, pero sorprendentemente han dejado a 6 de los anteriores miembros del Consejo, que gobernaban la corporación a la cabeza de aquellos ejecutivos.

Sólo me quedan dos explicaciones. O hicieron una evaluación minuciosa y eligieron a esos 6 consejeros como los más rebeldes de las prácticas anteriores, o no piensan que el Consejo de Administración tenga nada qué ver con los resultados de una empresa.
Ese Consejo fue el que gobernaba cuando se empinó la que fue la compañía más grande del mundo. Ese Consejo contrató a los ejecutivos que la llevaron al hoyo. Ese Consejo fue el que toleró pérdidas por años, hasta que quebraron. ¿Cómo van a retener a 6 miembros de ese Consejo?

Más bien creo que la tarea de la reconstrucción de GM será cuestión de los ejecutivos, y lo que haga o no haga el Consejo poco impactará en los resultados que esperan lograr. El Consejo es así visto como un compañero de viaje, un autorizador, y no es autor del éxito o fracaso de la empresa. Al mismo tiempo que me entero de estas medidas en GM, he estado leyendo otro libro sobre Viraje Corporativo. Se trata de un libro excelente, escrito por Donald Bibeault, un experimentado y prestigiado ejecutivo que ha rescatado de la quiebra diversas compañías. El libro admite que el papel que tiene el Consejo de Administración en prevenir la caída y en rescatar de la crisis a empresas en problemas es limitado, y afirma que la responsabilidad recae principalmente sobre la alta dirección.

Esto vuelve a poner en evidencia cómo los americanos han perdido el concepto de Dueñez. Todo queda en manos de la alta gerencia. Los dueños ni pintan.
Investigando en internet sobre el proceso de integración del Consejo de la nueva GM, me encontré un artículo del año 2005 escrito en Slate por Daniel Gross. En una parte del artículo Gross afirma: “En el mundo corporativo americano moderno, el Consejo de Administración supuestamente funciona como el conducto a través del cual los accionistas ejercen control sobre la Gerencia”.

Gross continua: “Pero en los 90’s el sistema frecuentemente falló. Muchos consejeros en compañías gigantes fallaron al actuar como dueños o representantes de los accionistas. Después de todo, la participación de esos consejeros en el capital es minúscula, mientras que ellos deben sus posiciones, y sus jugosos honorarios, a la Gerencia, especialmente al Director General (CEO) que los nombró.”

General Motors ya quebró. Miles de inversionistas ya perdieron su capital invertido. El gobierno norteamericano ha metido ahora billones (americanos) de dólares de los contribuyentes para salvar la compañía… y volvemos a caer en lo mismo. Dejamos a los mismos consejeros que permitieron y causaron la debacle.

No hay congruencia. El Consejo de Administración tiene que volver a su origen, representar a los accionistas y ejercer la Dueñez. Si el Consejo de Administración se ha descuidado y ha permitido el declinar de una compañía, merece ser substituido por otro equipo de consejeros que sea capaz de sacar la empresa a flote.

Si usted es empresario y no puede asegurar que su Consejo ejerza responsablemente la Dueñez, mejor siga sin Consejo. Si quiere tener un Consejo, tendrá que esforzarse por que sus miembros se elijan, se preparen y se comprometan a ejercer el rol de dueño, respondiendo por la vida, la permanencia y la prosperidad de la empresa por encima de todo.

c_dumois@cedem.com.mx
http://www.cedem.com.mx

Carlos A. Dumois es Presidente y Socio Fundador de CEDEM.

“Dueñez” es una marca registrada por Carlos A. Dumois.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top