Bases conceptuales de las Relaciones Públicas


Las actividades básicas de la profesión de relaciones públicas son:
– Asesorar a la dirección acerca de políticas, relaciones y comunicaciones.
– Investigar a los públicos de la organización para planificar estrategias.
– Relacionar a la organización con los medios de comunicación.
– Difundir mensajes planificados de la organización a través de los medios de comunicación para promover sus intereses.
– Relacionar a la dirección de la organización con sus empleados-miembros, respondiendo a sus preocupaciones, informándoles y motivándoles.
– Relacionar a la organización con la comunidad en que la que está ubicada, para mantener un ambiente que beneficie mutuamente a ambos.
– Ayudar a la organización a adaptarse a las expectativas públicas e incluso a relacionarse directamente con los poderes legislativos y ejecutivo.
– Gestionar asuntos controvertidos que afectan a la organización.
– Relacionar a la organización con los inversores, los accionistas, creando y manteniendo confianza con la comunidad financiera.
– Relacionar a la organización con los posibles donantes.
– Relacionar a la organización con individuos y grupos en diversos colectivos culturales.
– Organizar eventos especiales que estimulen el interés de una persona, producto u organización a través de acontecimientos que llamen la atención, y que propicien la interacción con los públicos seleccionados.
– Combinaciones de actividades diseñadas para vender un producto, servicio o idea, que incluye la publicidad, materiales promocionales, correo directo y eventos especiales.

Parece claro que las distintas actividades para definir las relaciones públicas pueden, a su vez dividirse en dos grupos. Por un lado toda aquella información necesaria entre la dirección de la organización y sus públicos internos y por otro lado, la comunicación que dirige hacia sus públicos externos.

Respecto a las relaciones públicas internas, no hay peor sistema de comunicación entre la dirección de una empresa que aquel en el que los trabajadores se enteran por los medios de comunicación o por un cliente, que la empresa en la que trabajan han inaugurado una nueva sucursal, o que han ganado un premio internacional por su calidad.
La comunicación interna satisface las necesidades informativas de los empleados, además de procurar una motivación para el trabajo diario, tratando de aumentar la satisfacción de pertenecer a la empresa donde trabajan. La formad de mantener alta la moral es la información, de manera que la gente sepa como va la empresa, tanto cuando va mal como cuando va bien. Si la compañía va bien, el empleado necesita saber de qué manera se puede beneficiar de este buen momento, y si va mal, ha de saber qué se está haciendo para que todo vaya mejor. Estos problemas surgen porque la dirección de la empresa identifica a sus empleados como clientes e incluso con grupos de presión o sindicatos. Los empleados no son otra cosa que los brazos y las piernas de la propia empresa. Y su interés por los éxitos y los fracasos de la compañía es enorme porque su manera de vivir y su futuro dependen de la empresa. Quieren tener voz en los planes de la empresa porque estos determinan su futuro. Aunque enfocan el futuro de la compañía desde puntos de vista diferentes, ambas partes, empleados y dirección trabajan para los mismos objetivos generales.

Respecto a las relaciones de la dirección de la organización hacia sus públicos externos. Todas las organizaciones necesitan ganar la confianza de sus públicos para tener mayor notoriedad, para vender más o para evitar un conflicto. Y las relaciones públicas es la práctica idónea para informar adecuadamente, modificar actitudes e influir positivamente sobre cada uno de esos públicos a través de técnicas expertas.

No le da miedo la diversidad de públicas ya que las relaciones públicas son un traje a la medida, con distintos mensajes a cada público utilizando numerosas técnicas, a diferencia de la publicidad que trabaja con un único mensaje en distintos medios.
Nunca de deberá suponer y proponer antes de conocer cuidadosamente el grado de información de los públicos, su estado de opinión y el contexto histórico de la relación.

Solamente cuando existe un equilibrio entre los intereses públicos y los de la empresa, ésta es considerada responsable socialmente y disfrutará de la confianza y credibilidad del público.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top