7 Interrogantes sobre las encuestas

Durante los últimos años a menudo nos sorprenden los prejuicios que hay en torno a los estudios de opinión pública, es por eso que aquí se plantean  y responden siete preguntas típicas acerca de las encuestas.

1. ¿Qué es un buen tamaño de muestra?

Cuanto más grande el tamaño de muestra, menor será el margen de error. Hay personas que no se preocupan por ella y realizan encuestas con un tamaño de muestra ridículamente pequeño. El margen de error se vuelve tan grande que los datos pueden parecer científicos, pero prácticamente carecen de validez estadística.

Por otro lado, hay personas que creen que la respuesta está en lograr muestras enormes. Esto no es malo en sí mismo, pero se vuelve extremadamente costoso. Como regla general, las encuestas deberían tener, como mínimo 600 casos completos para una encuesta política para una ciudad, pueblo o distrito, mientras que 1200 casos completos es el mínimo para una encuesta a nivel nacional. La ventaja de un tamaño de muestra más grande es que permite una segmentación geográfica y socio-económica más precisa. Lo que es completamente erróneo es trabajar con un tamaño mínimo de muestra y luego esperar una lectura detallada por distrito, municipio o provincia.

2. ¿Qué margen significa realmente margen de error?

El margen de error depende básicamente de dos factores: el tamaño de la muestra y la población total a la que se encueste. Por ejemplo, imaginemos una ciudad con 5.000 votantes y un alcalde que realiza una encuesta con una muestra de 800 encuestados en una misma ciudad. Esto dará un margen de error de + / – 3.5%. Ahora supongamos que la encuesta pone de manifiesto que el alcalde tendría el 42% de los votos. Científicamente hablando, esto significa lo siguiente: hay un 95% de posibilidades de que el alcalde obtenga, de la población total de la ciudad, entre 38,5% y 45,5%. Nada más y nada menos.

3.     ¿Qué factores afectan la calidad de la investigación en opinión pública?

Algunos políticos asumen erróneamente que el tamaño de la muestra es el único factor que afecta la calidad de la encuesta. En realidad, hay un montón de otras cuestiones a tener en cuenta: la calidad de las preguntas, el muestreo, la capacitación y supervisión de los entrevistadores y la calidad de las traducciones en dialectos diferentes. Es importante lograr todas estas cosas porque un cliente no paga por los números, él o ella paga por la verdad.

Hay un rumor de que los estudios de opinión pública se realizan únicamente en áreas urbanas. Si la encuesta pretende ser representativa o científica, esto no es así. En este caso, cada miembro de la población total debería tener la misma posibilidad estadística de participar de la encuesta. Esto significa que debe cubrir todo el país, provincia o ciudad y que los encuestados son seleccionados aleatoriamente. Por último lo que también importa es el análisis de los datos. La investigación nos puede decir mucho más que el conocimiento.

4.     ¿Con qué frecuencia debe uno llevar a cabo una encuesta?

Como regla general, lo lógico es designar entre el 10% – 20% de presupuesto general de la campaña a la investigación en opinión pública. En una campaña presidencial, esto puede significar un tracking o seguimiento diario. En una campaña local, esto puede significar una o dos encuestas en toda la campaña. Depende del presupuesto.

Es importante tener un diseño de investigación sólido al comienzo de la investigación de base. Luego dependiendo de la campaña, se pueden hacer hasta tres encuestas de seguimiento. Enfrentado con la disyuntiva, es mejor realizar un diseño de investigación más grande y menos encuestas de seguimiento diario.

5.     ¿Cuándo es el momento adecuado para llevar a cabo la primera encuesta?

Los políticos suelen esperar demasiado tiempo para llevar a cabo la primera encuesta, sobre todo porque tienen miedo de ver los resultados. Tradicionalmente, los políticos asumen que saben lo que tienen que hacer y que sólo se necesita un estudio, más adelante para demostrar a todo el mundo que efectivamente están ganando. Esto demuestra un profundo malentendido con respecto al propósito de las encuestas.

En realidad, una encuesta debe servir antes que nada como base para todas las decisiones estratégicas y para obtener una lectura objetiva sobre las posibilidades reales de ganar la elección. A menudo, los políticos están rodeados de personas que los convencen de presentarse a elecciones, básicamente porque ganan dinero si el candidato corre. Antes de aventurarse en una elección arriesgada, es muy importante realizar un estudio objetivo de factibilidad y una encuesta de base. Podría llegar a ser una inversión que a la larga ahorre un montón de dinero.

6.     ¿Qué puede decirnos una buena encuesta?

Una encuesta bien realizada puede determinar el conocimiento y la intención de voto que un candidato tiene un determinado momento. También puede evaluar el potencial del crecimiento de una candidatura, determinar cuál fruto de árbol está más cercana para agarrar (en términos de targets socioeconómicos) el hombre o la mujer a batir, así como el mensaje de la campaña y la estrategia. Se puede medir el impacto de proyectos específicos, logros o la legislación.

Además de eso, un estudio científico también puede evaluar el poder de los diferentes apoyos que un candidato pueda conseguir, cuánto influye la opinión de algunas figuras relevantes de la política, el nombre que el candidato deba usar, etc. Habiendo dicho esto, es importante resaltar que las encuestas no son una predicción de cómo serán los resultados de la elección, sino una evaluación presente.

7.     ¿Es científica la investigación cualitativa de la opinión pública?

Sí. La investigación cualitativa o los llamados grupos de enfoque son herramientas científicas muy poderosas. Sin embargo, los focus groups no tratan de números. Complementan una encuesta. Un grupo de enfoque, uno escoge aleatoriamente a ocho participantes y les realiza preguntas de forma sistemática durante dos horas. En un diseño típico, uno trabajaría con varios grupos y buscaría patrones. Por supuesto, los encuestados son seleccionados a través de una metodología cuidadosa y no están enterados quien encargó los grupos. En pocas palabras: una encuesta nos dice cuántas personas piensan de determinada manera. Los grupos de enfoque nos dicen … ¿por qué? Los grupos focales son también buenas herramientas para explotar las posibilidades de  una candidatura, para probar materiales de la campaña, anuncios, carteles y fotografías antes de gastar valiosos recursos en ellas.

La investigación cualitativa es importante porque nos dice las razones de por qué la ciudadanía está pensando de tal o cual manera. En una ocasión en la que un político había sufrido una pérdida importante y había tenido una importante mejora en su imagen ante la opinión pública,  muchos creían que esto se debía al seguimiento de empatía que la tragedia persona había generado en la ciudadanía y las encuestas solo explicaban que había tenido una mejora en su imagen. A través de una investigación cualitativa se pudo determinar que en realidad la mejora en la imagen de este político no te convenía que ver por la empatía ante la tragedia sino que tenía que ver con el hecho de que la persona fallecida había estado actuando como pararrayos de las opiniones negativas sobre el gobierno, y cuando falleció esas opiniones negativas desaparecieron junto con la persona.

Conocer las razones de por qué la ciudadanía piensa de la manera que lo hace es tan importante como saber qué piensa.

 

Información obtenida de Campaigns & Elections

http://www.campaignsandelections.com/