¿Qué estamos haciendo bien?

Dueñez empresaria
Carlos A. Dumois
Tomada de www.noroeste.com.mx

Cuando las cosas salen bien hay que saber por qué, crear la presión por seguir mejorando y descubrir los retos siguientes.

La junta de Consejo ha sido diferente a lo acostumbrado. Estudiamos los resultados de los primeros meses del año y los consejeros no dan crédito de lo que dice la información.

A pesar de encontrarnos en un momento en el que todavía no tenemos certeza de haber salido de la crisis, los indicadores muestran un desempeño extraordinario de la empresa. La creación de valor está siendo impulsada de manera contundente en casi todos los frentes.

Pronto sale el comentario obvio. Muchas veces nos hemos preguntado qué estamos haciendo mal para corregirlo. Pero muy pocas veces en la vida tiene la oportunidad de cuestionarse lo contrario: ¿qué estamos haciendo bien?
La pregunta es más que pertinente. Queremos estar seguros que sabemos por qué nos está yendo tan bien para cuidar esos factores y protegerlos. Más vale conocer las claves del éxito para blindarlas y replicarlas cuanto se pueda.

La primera respuesta que a todos nos pareció clara es que la empresa ha mantenido su enfoque competitivo con determinación, con una efectiva estrategia de negocio orientada a la misma clientela durante muchos años. El esfuerzo de servir mejor que nadie a esa clientela ha dado frutos y se sigue gozando de su preferencia y lealtad.

La segunda idea que dominó la conversación fue el ímpetu de crecimiento que siempre ha tenido esta organización. Aun en tiempos turbulentos esta compañía ha sabido mantener prendidos sus motores de crecimiento, y estos han dependido de estructuras especialmente dedicadas a incrementar las unidades de negocio continuamente.

La tercera razón para entender el alto desempeño de esta empresa es la orientación y exigencia de sus dueños hacia el mejoramiento continuo. Muchas prácticas organizacionales están enfocadas a superar los indicadores de los competidores en todos los ámbitos estratégicos de su sector.

Ahora hay una clara conciencia que se requerirá enfocar esta exigencia hacia la mejora comparativa con respecto a sí mismos, dado que se han convertido en líderes cualitativos de su ramo.

Es vital saber por qué los resultados no llegan a ser cómo los esperábamos. Eso es crucial para mejorar cuando estamos insatisfechos con lo logrado. Pero cuando las cosas van demasiado bien, es aun más importante saber por qué estamos teniendo resultados extraordinarios.

Este es el momentum estratégico de esta compañía: seguiremos cautivando al cliente, seguiremos creciendo, seguiremos mejorando; pero los resultados pueden deteriorarse por otras causas: puede cambiar al mercado, pueden mejorar los competidores o aparecer nuevos, pueden modificarse las circunstancias del entorno que afecten ventas, costos, márgenes, tasas.

Lo que no podemos permitir es que los resultados mermen por descuido, por aburguesamiento, por falta de exigencia. Hemos tenido la capacidad de aprender cómo competir con rivales cada vez más poderosos. Hemos aprendido a competir en otros países donde nadie nos conocía. Tendremos que aprender a proteger el liderazgo conquistado durante tantos años de esfuerzo.

Yo diría que lo que ha distinguido a esta empresa es un ejercicio responsable y efectivo de la Dueñez. Los dueños han sido capaces para manejar el negocio, para contratar y desarrollar ejecutivos sobresalientes, para atraer a consejeros brillantes a su Consejo de Administración. Ahora tendrán que cuidar no bajar la guardia para sostener el ritmo de crecimiento manteniendo su liderazgo.

Los desafíos que siguen en su camino de crecimiento son cada vez de mayor envergadura. Conquistar posiciones de liderazgo en otros países será difícil. Desarrollar un equipo ejecutivo con mentalidad global es retador. Evolucionar sus mecanismos de gobierno en la familia y en la empresa será complicado.

Estamos haciendo bien muchas cosas. Muchas otras tendremos que aprender a hacerlas. No podemos dormirnos en nuestros laureles.

c_dumois@cedem.com.mx
Carlos A. Dumois es Presidente y Consultor de CEDEM

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top