¿Fin de una marca?


Una marca que me recuerda mucho la época de las dot.com de finales de los noventa fue NeoSkin. Presentó el problema de crecer con publicidad y sin una estrategia basada en solidez corporativa e innovación.
Hoy el caso es triste, y tal como funcionan las empresas emproblemadas, retiraron el equipo de las principales sucursales entre sábado y domingo.
La mañana de hoy trabajadoras arribaron a las diferentes sucursales de la empresa ubicadas en el área metropolitana del estado y encontraron los locales cerrados y particularmente desmantelados sin la maquinaria necesaria para llevar a cabo las labores de depilación.
El sitio de internet dejó de funcionar.
Que relajo y que lástima que una empresa tenga este derrumbe, con sucursales en Brasil, Honduras, Guatemala, Estados Unidos…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top