¿Cómo caen los poderosos? 4ta. Etapa del Deterioro por Alejandro Sánchez


¿Cómo caen los poderosos? Cuarta Etapa del Deterioro
por Alejandro Sánchez de Publycom

A lo largo de las últimas 4 semanas hemos hablado del proceso de deterioro de las empresas que expone Jim Collins en su nuevo libro: How The Mighty Fall And Why Some Companies Never Give In (Cómo Caen los Poderosos y Por qué Algunas Compañías Jamás Ceden).

Jim Collins, autor de muchos libros de negocios y uno de los más prestigiados consultores empresariales a nivel mundial, dedicó los últimos dos años a estudiar cientos de casos de empresas que han alcanzado posiciones de liderazgo y excelencia, para luego caer y desaparecer.

En México y en todo el mundo podemos ver casos de empresas que han alcanzado buenos niveles de éxito y que luego entran en decadencia: Aerocalifornia, 3 Hermanos, Comercial Mexicana, Altos Hornos de México, Almacenes VH. También hay empresas que han perdido temporalmente su fórmula de éxito y posteriormente recuperado su brillo: MZ, Picsa, Chrysler, Apple, IBM.

El proceso de 5 etapas del deterioro empresarial que Collins propone, puede servirle a las empresas de cualquier tamaño para detectar y prevenir su caída. Recuerde que los más grandes (empresas, personas y países) han caído y que todos podemos tropezar, mientras que sólo algunos sabrán levantarse.

Hoy toca hablar de la 4ta etapa del deterioro: “Luchando por la salvación”. Si quiere conocer los detalles de las primeras 3 etapas, no dude en solicitar los artículos anteriores en ascalvo@publycom.com.mx

Cuarta Etapa: Luchando por la Salvación
En las primeras dos etapas del proceso de deterioro, los síntomas son imperceptibles y se necesita mucha autocrítica y observación para detectarlos. Es sólo hasta la 3ra etapa cuando aparecen los primeros signos visibles pero éstos sólo son notorios hacia el interior de la empresa. Al entrar a la 4ta etapa es cuando los peligros y riesgos desmedidos tomados en la 3ra etapa comienzan a hacerse evidentes, provocando los primeros síntomas de decadencia que serán visibles para todo el mundo.

La cuestión crítica es: ¿cómo responderá el liderazgo de la empresa ante los signos de decadencia? ¿Reaccionará rápidamente buscando una salvación inmediata o regresará con tranquilidad a la disciplina y los fundamentos que llevaron al éxito de la empresa en sus orígenes?

Aquellos que luchan por la salvación con acciones desesperadas son los que entran en la 4ta etapa. Es muy común ver entonces intentos de transformaciones radicales del negocio, cambios culturales forzados desde la autoridad, lanzamientos desesperados de nuevos productos y servicios, cambios de giro empresarial, contratación de nuevos liderazgos visionarios y carismáticos. En todos los casos analizados en el libro, este tipo de acciones tienen resultados positivos de corto plazo pero nunca duran mucho tiempo.

Cuando la empresa se encuentra en la orilla del abismo, el instinto de supervivencia y el miedo puede provocar una conducta reactiva con acciones contundentes y radicales, que sólo aceleran los resultados negativos.

Las grandes empresas que han estado en las etapas finales de decadencia y que han logrado recuperar su grandeza tienen en común a líderes tranquilos, de mente clara y acciones enfocadas. Nada de cambios radicales ni adquirir más riesgos. Para evitar la caída hay que ser muy riguroso con aquello que no se debe de hacer y siempre buscar en la historia los fundamentos originales del éxito para adaptarlos al presente.

ascalvo@publycom.com.mx

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Scroll to Top