storytelling

El Storytelling es la herramienta más poderosa para capturar la mente y el corazón de las personas. No solo en la literatura, cine, televisión o teatro, sino también en los negocios.

A través del storytelling, podemos comunicar ideas, valores y moldear comportamientos. De esta manera, podemos atraer miles de personas a nuestro negocio.

El cliente, al escuchar, leer o ver una historia, puede emocionarse y pasar a la acción. Está comprobado de manera científica, que una historia bien contada activa la dompamina, sustancia que produce placer, además de la oxitocina, serotonina y cortisol. Es el equivalente a comer chocolate.

Para poder contar bien una historia lo primero que se tiene que hacer es conocer y escuchar a la audiencia. ¿Qué le gusta?, ¿Qué piensa?, ¿Cómo vive?, ¿Cuáles son sus motivaciones?, ¿A que le teme?, ¿Cuáles son sus obsesiones?, todo lo que se pueda saber sobre la audiencia.

Cuando se tiene toda esa información, el siguiente paso consiste en construir el mensaje. Éste debe ser atractivo, emocional, con el cual se pueda empatizar.

Primero se debe tener muy clara la historia y el propósito de la misma. En la columna vertebral del mensaje, se debe explicar el motivo por el cual la persona debe sumarse a esa causa. La historia debe motivar hacia la transformación.

Un detalle importante es que se debe ser honesto. Las compañías o negocios deben contar lo que viven y sienten de verdad, con honestidad. Si se pretende engañar, la audiencia lo detecta y es contraproducente.

Algunos ejemplos de buen storytelling son los siguientes:

 

 

 

Guiness “Wheelchair Basketball”

Apple “What will your verse be” 

Google “Reunion” 

Nike “The Chance” 

 

Lego “Let´s build”

 

Airbnb Stories

Dove “Real Beauty” 

Red Bull “Te da alas” 

john-deere-the-furrow

John Deere “The Furrow” una revista mundial donde se cuentan historias relacionadas con su negocio: la agricultura. 

La clave es desarrollar una historia humana, real y sincera. También hya que hacerse la siguiente pregunta: ¿Es interesante la historia para mi también?. La historia debe tener también personajes: héroes y personajes insatisfechos y por último, debe ser sencilla y fácil de entender.

Por Fernando Fuentevilla y Alejandro Rico.