Para el aniversario número 50 del US Open, el comité decidió renovar la marca de este magno evento deportivo. Siendo yo súper fan del tenis, me causó gran sorpresa ver como se movieron de ser un clásico, a ser lo que realmente es el tenis hoy: energía, emoción y velocidad.

Con esta renovación, más simple, más directa, más veloz, más competitiva comunican los valores del juego como es hoy en día. Cada vez más rápido. El tenis dejó de ser una competencia aburrida para ciertas personas, a ser la demostración del trabajo físico extremo, la fuerza mental y la pasión total (creo que me empiezo a desbordar… jajaja).

Regresando a la marca, definitivamente lo que buscaron es meterla al mundo digital. Gráficamente, es más sencilla y fácil de reproducir. Los colores son realmente energéticos, vivos y busca atraer a los jóvenes, quienes son el futuro de este deporte. Adiós a los serifs en la tipografía, y bienvenida la tipografía en movimiento.

Personalmente, creo que probablemente había mejores opciones de esta marca, pero si vemos el historial de US OPEN, probablemente seleccionaron la marca que más se les acercaba a sus valores sin arriesgarse tanto. El logo se ve como de los 90’s, pero a ellos les funciona para los objetivos que lo diseñaron. Y como siempre digo, el logo, si bien es lo más importante, es la punta del iceberg de la comunicación gráfica (esto merece otro post)

 

¿Ustedes qué opinan de la marca?

Lilián Hernández // Brand lover.// IDEAS FRESCAS