Una encuesta realizada por el Gabinete de Comunicación Estratégica (GCE) a ochocientas personas mayores de edad de todo el país señala que el 74.2 por ciento de las personas tatuadas o con perforaciones piensa que éstos han sido un obstáculo para conseguir trabajo.

Este dato contrasta con lo que afirmaron las empresas, pues un 55.3 por ciento afirmó que sí contratarían a alguien con piercing o tatuajes, mientras que el 36.6 por ciento respondió que por ningún motivo.

El 72 por ciento de los entrevistados reconoció que por tener un tatuaje o una perforación ya no puede dondar sangre, el 70.4 por ciento está conciente de que puede contraer alguna enfermedad y el 50 por ciento sabe que puede ser objeto de discriminación.

El 37.6 por ciento mencionó que comenzaron a hacerse perforaciones antes de los 15 años, mientras que el 37 por ciento de los que tienen tatuajes se hizo el primero entre los 18 y 25 años.

Las principales razones por las que se hicieron algún piercing o perforación son: moda (29.3% por ciento), rebeldía (23 por ciento), arte (12 por ciento), drogadicción (9.1 por ciento) y delincuencia (7 por ciento).

Las partes del cuerpo donde los hombres prefieren hacerse tatuajes son los brazos y los biceps, mientras que las mujeres prefieren la espalda. El 81.1 no se arrepiente de haberse realizado el tatuaje.

En cuanto a las perforaciones, los hombres prefieren tenerlas en orejas, ceja y lengua; las mujeres eligen las orejas, nariz y labios. El 79.3 no se arrepiente de haberse hecho el piercing.

Información obtenida de: http://www.merca20.com