La verdad, nunca me han gustado los términos en inglés, pero debo admitir que más gente las conoce como focus groups, aunque también se suelen utilizar términos como los grupos de enfoque, grupos focales, entre otros.

Las sesiones de grupo es un popular método de investigación cualitativa en la investigación de mercados. Consiste en realizar charlas en grupo sobre algún tema o interés en particular facilitadas por un moderador. Típicamente duran entre 60 y 90 minutos aunque algunos moderadores se extienden hasta dos horas o más donde se incluyen técnicas especiales (dos horas o más es demasiado para las personas que participan, a mi gusto ya los participantes ya no prestan tanta atención a lo que se dice durante el focus group).

Para llevar a cabo se reclutan más de 15 participantes, para que entren de 6 a 10 al final, siendo las personas seleccionadas aquellas que mayor diversidad presenten dentro de un marco de referencia o de reclutamiento previamente establecido. Generalmente, hay un regalo o incentivo donde se les agradece a los invitados su participación.

Por lo general, lo recomendable es que se realicen mínimo dos sesiones por segmento a entrevistar. Una sesión puede ser muy poca la información con demasiada variabilidad, más de tres puede presentarse ya información demasiado repetitiva, donde empezamos a conocer una tendencia, es entonces cuando nos damos cuenta que no vale la pena entrevistar más al segmento y estaremos tirando el dinero.

Los moderadores deben tener habilidades y experiencia específicas, y moderan o facilitan en función de los objetivos que fueron trazados con el cliente. Un aspecto importante a recordar es que la guía de tópicos no es absoluta y no se sigue un orden estricto, pues la conversación debe ser natural. Los participantes son quienes deben de guiar la plática y decidir naturalmente los tópicos, según la importancia que le den al tema.