Los insights buscan romper la inercia operativa que tienen las organizaciones con decisiones enfocadas a los binomios producto-mercado.

Para quienes realizan por primera ocasión una investigación de mercados se deben de tener dos aspectos:

  1. El conocimiento del cliente o consumidor es un proceso que cada vez se va enriqueciendo. Es un proceso continuo y evolutivo como cualquier otra área de la empresa. Por otro lado, es importante tener expectativas realistas de qué es lo que podemos esperar del primer proceso. Generalmente, la primera investigación será un poco más generalista, pero eso es porque no tenemos una base y conocimiento. No tenemos datos ni indicadores de mercadotecnia. Hay una frase que siempre menciono: “una buena investigación genera otra investigación…” y eso es porque sobre un tema se va construyendo otro más especializado.
  2. Cómo vamos a integrar lo aprendido. También ocurre que la empresa no esta preparada para implementar la información. Es decir, ya cuentan con los datos, indicadores de mercadotecnia o los insights del consumidor y la realidad -no lo admiten- pero la organización no esta alineada para implementar los resultados y hallazgos. Muchas empresas deberán de preparar la estructura para poder implementar decisiones alineadas al mercado y establecer sus indicadores de rendimiento, algunos terminan creando Consejos de Mercadotecnia para asegurarse de ello.

Todo esto nos indica que tenemos que tener un plan donde se establezca qué es lo que queremos hacer con la investigación, cuáles son los alcances de la misma, qué desearemos hacer comparable a través del tiempo, cómo vamos a implementar la información, quién será el responsable y cómo vamos a ir incorporando el conocimiento del consumidor a nuestra toma de decisiones.

Si una investigación tiene como premisa hacer adaptaciones y cambios para romper la inercia operativa y de comercialización que traemos, tenemos que asegurarnos de tener la flexibilidad organizacional para implementar y romper inercias. Esto es lo que hacen los grandes.

Fernando Fuentevilla