Consejos para teletrabajar desde casa. Parte 1

En pleno confinamiento provocado por el COVID-19, muchos empleados hemos visto en el teletrabajo la única opción para continuar con nuestras actividades laborales.

Todavía es pronto para saber si el teletrabajo va a venir para quedarse. Con el avance de la tecnología, trabajar desde casa se ha convertido en una opción más que rentable. No es necesario desplazarse, tampoco respetar un código de vestimenta e incluso uno es dueño de su horario laboral. El teletrabajo es una opción que a simple vista parece perfecta, sin embargo, cuando el lugar de trabajo es el mismo que el espacio familiar y personal surgen muchas distracciones para los cuales es necesario aprender a establecer límites.

¿Cómo aprender a separar las obligaciones personales y laborales?, ¿Se puede disfrutar de la comodidad del hogar sin perder de vista el orden de nuestras tareas?

Compartimos contigo algunos consejos para que el teletrabajo pueda ser más productivo y satisfactorio:

1.- Mantén tu rutina y crea un ambiente de trabajo adecuado: El confinamiento ha roto todos nuestros esquemas, por eso es importante mantener una rutina que nos ancle a la realidad. Levántate a la misma hora y realiza las mismas actividades que hasta ahora antes de ir al trabajo (hacer ejercicio, leer el periódico, desayunar, darte una ducha). Y aunque no vayas a ir a ninguna parte, no te olvides de estar vestido y presentable cuando por fin te sientes a trabajar. Puedes elegir ropa cómoda, pero olvidarte del pijama es fundamental: te ayudará a mantener la concentración.

2.- Ten tu propio espacio: Para empezar a trabajar, y a pesar de que puede parecer misión imposible (sobre todo si vives en un lugar pequeño o si tienes niños en casa), disponer de un espacio fijo te permitirá ser más fiel a tu rutina y te ayudará a concentrarte. También facilita la separación entre los momentos de trabajo y de descanso, algo que se vuelve especialmente complicado cuando ambos comparten el mismo espacio.

Dentro de lo posible, opta por un lugar que tenga una buena iluminación y ventilación y, para evitar distracciones e interrupciones innecesarias, asegúrate de informar a tu entorno de que esa es tu zona de trabajo y de cuáles son tus horarios.

3.- Planifica tu jornada de trabajo y haz pausas: Mantener la motivación cuando trabajas solo, especialmente cuando no estás acostumbrado, puede resultar complicado. Aunque se tenga toda la jornada por delante, es fácil caer en la trampa de pensar que se tiene tiempo de sobra y acabar por posponer y perder eficacia. Para evitarlo, planifica tus objetivos a corto y mediano plazo, tenerlos en mente te ayudará a mantener el enfoque y la motivación.

A continuación, anota el conjunto de tareas necesarias para alcanzar esos objetivos, repártelas en tu calendario según tus prioridades y asígnate plazos. Pero sé realista con la cantidad de tareas que programas cada día, para evitar la frustración que provoca una lista eterna de tareas pendientes.

En cualquier caso, recuerda que no conviene pensar constantemente en el tiempo que queda de confinamiento, ya que esto puede aumentar nuestros niveles de estrés y ansiedad. Para evitarlo, trata de no proyectar tus tareas más allá de 4 o 5 días. Reserva también momentos durante la jornada para tomar pausas y dedicarte a otras actividades (consultar tus redes sociales, tomar un café, hacer alguna actividad con tus hijos o hasta poner una lavadora). Y muy importante: márcate una hora para dejar de trabajar.

Last modified: mayo 14, 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *