Las investigaciones de mercados se pueden clasificar por su temporalidad, seguimiento o monitoreo. Hay estudios individuales y estudios sindicados o continuos. Dependerá mucho de los objetivos de la investigación y/o  la estrategia de la empresa de investigación de mercados.

Estudios individuales. Algunos los conocen como estudios one-shot. Los proyectos únicos son aquellos que se realizan solo por una ocasión y los objetivos y circunstancias no van más allá. A veces también serán estudios únicos porque las características, el tipo de proyecto o la estructura del mismo cliente no van más allá de un solo trabajo. Algunos ejemplos pueden ser la exploración de nuevas industrias, ciudades o tan solo un mapa de posicionamiento, donde sabes que el cliente no lo va a volver a realizar.

Estudios contínuos. También pueden ser continuos, sindicados o trackings. Los continuos podemos decir que son parte de un sistema de información de mercadotecnia, donde bajo una periodicidad fija se hacen las mismas evaluaciones para poder tener resultados comparables. Este tipo de trabajos son muy valiosos y dejan más información que los estudios individuales ya que puedes medir tendencias y cambios en el mercado. Los trackings se conocen mucho en los estudios pre-electorales, donde tienes una muestra que se divide en una base fija y una que va cambiando en cada corte o levantamiento de encuestas, sirven también para medir tendencias. Finalmente, los sindicados son estudios de una industria o tema específico y cualquiera los puede comprar, algunos de estos son de temas de moda, inmobiliarios o los famosos ratings o reportes de Nielsen. Los estudios sindicados deben de tener la ventaja de ser más baratos que estudios individuales y darte una idea de una industria. Esto ocurre por ejemplo con los reportes de Softec que tratan sobre la industria inmobiliaria. Para el investigador también pueden ser buenos recursos y rentables ya que puede vender muchos reportes con solo un costo de levantamiento.